Creado por Siemens, Power Matrix Game reta a un equipo de tres participantes a crear un modelo de ciudad sostenible que cubra todas las necesidades de los habitantes a través de energías limpias.

¿Cómo se juega?

El juego comienza desde cero: a partir de un distrito rural, los jugadores deberán levantar su ciudad con un presupuesto dado y construir campos eólicos, plantas fotovoltaicas, de biomasa, centrales de ciclo combinado, etc.

Hombre jugando con la vidoconsola

Para alcanzar el objetivo, hay que jugar con inteligencia. El jugador tendrá que convertirse en un buen gestor de energía y elegir las centrales que más interesan a su población para cubrir los servicios básicos.

Deberá equilibrar los recursos, tener en cuenta las condiciones meteorológicas, evitar cortes de suministro y hacer que la ciudad prospere y crezca en un ambiente limpio.

Cada equipo deberá estar atento a su balance energético. A través de un centro de control que proporciona Power Matrix Game, se accede a información sobre el estado de los recursos energéticos y el consumo de energía. Si se produce más energía de la necesaria, los participantes pueden vender el excedente dentro de la comunidad y obtener ventajas estratégicas.

Un juego educativo

Power Matrix Game es un ejemplo de cómo los videojuegos pueden ayudar a transmitir los valores ecológicos de una forma original y sobre todo divertida. Los más jóvenes se metan en la piel de un gestor energético y desarrollen una conciencia sostenible.

En el mercado encontramos otros juegos que proponen salvar la Tierra a través de la pantalla del PC, como ocurre en Fate of World. Este videojuego de estrategia, que utiliza estadísticas reales y modelos actuales de las tendencias climáticas alrededor del mundo, reta al jugador a proteger al Planeta del Cambio Climático.

¿Preparado para el desafío?

Escribe un comentario