BicicletasLa idea de Recicleta parte de la base de la existencia de cientos de bicicletas abandonadas en apartamentos y garajes de la ciudad. Sus dueños las usaron durante un tiempo, pero, por una razón u otra, han dejado de hacerlo, por lo que éstas acaban olvidadas y sin prestar un servicio útil. Tras recuperarlas y repararlas, las bicicletas son entregadas a personas dispuestas a usarlas como su medio de transporte principal, pero que no se pueden costear una.

La idea inicial ha ido creciendo y ahora incluso imparten cursos de formación para que los voluntarios aprendan a reparar o a montar en bicicleta, etc. La iniciativa tiene varias lecturas medio ambientales, no solo por el fomento de la movilidad sostenible, sino porque al reciclar estas bicis se evita el desperdicio de los recursos naturales del planeta. Según indican en su página web, para fabricar sólo 10 bicicletas, se necesita excavar aproximadamente 2,5 m3 de material en algún yacimiento de mineral de hierro, y aproximadamente 1,5 m3 de material en un yacimiento de carbón.

En España también existen iniciativas similares, como la entidad Biciclot, fruto de la asociación de un grupo de personas que, sin ánimo de lucro, trabajan por difundir el uso de la bicicleta a través de su proyecto Rebiciclem, que no sólo recicla estos vehículos, sino que los destina a proyectos sociales y formativos.

De hecho, el Ayuntamiento de Barcelona cedió a mediados de 2010 a esta iniciativa cincuenta bicicletas abandonadas en la calle para un proyecto de inserción social y laboral de jóvenes y adolescentes. Los vehículos fueron reparados por una treintena de jóvenes y se entregaron a otras entidades que gestionan centros de menores.

Un dato: en Sevilla, por ejemplo, los agentes de la Policía Local y los efectivos del servicio de recogida de la Oficina de Vehículos Abandonados (OVA), dependiente de la empresa municipal de la limpieza (Lipasam), retiraron en 2009 cerca de 200 bicicletas abandonadas en las calles y plazas de la capital hispalense. No la tires, ¡dónala!

Fuentes: Twenergy / Recicleta / Biciclot / Flickr

Escribe un comentario