Son muchas las ventajas de circular en bicicleta, este vehículo  de dos ruedas cuyo movimiento se realiza por la fuerza de una persona pedaleando, otorga grandes beneficios tanto para la salud como para el medio ambiente. Es un medio de transporte ecológico, saludable y económico.

Desde su invención, la bicicleta ha ido evolucionando para hacer más cómoda su conducción y adaptarse a diferentes terrenos y necesidades. Así podemos encontrarnos con bicicletas domésticas, de montaña, de carreras, plegables, eléctricas, etc.

¿Qué ventajas tiene circular en bicicleta?

Existen numerosas ventajas para usar la bicicleta:

  • Ahorro.
  • Rapidez y autonomía.
  • Salud.
  • Ecología.

A continuación, explicamos de manera más detallada cada una.

Ahorro

Los costes de adquisición y mantenimiento de un coche son 30-40 veces más que los de la bicicleta. El mayor gasto es la compra de la bicicleta pero una vez comprada el mantenimiento es muy económico y no necesitas ningún combustible para alimentarla: solo tú propio movimiento.

Rapidez y autonomía

Otra razón muy importante es la rapidez y autonomía que te ofrece la bicicleta. Para distancias menores de 5 kilómetros, la bicicleta se muestra como el medio de transporte más rápido en los desplazamientos urbanos “puerta a puerta”.  Además, conoces el tiempo que tardas pues no dependes de la existencia de tráfico en las carreteras ni estás sometido a horarios.

Te ayuda a mantenerte en forma

También es importante el hecho de que te mantiene activo de cuerpo y mente. Usando la bicicleta a diario para ir a trabajar puedes ahorrarte la mensualidad del gimnasio. Mantienes tus piernas y corazón en forma y llegas despejado a tu lugar de destino pues debes estar alerta durante la conducción.

Esto último es muy utilizado en muchas empresas para promocionar el uso de la bicicleta para ir al trabajo puesto que estas ventajas de la bicicleta hacen aumentar la productividad de sus trabajadores.

Ecólogica

Pero tu razón también puede estar relacionada con la conservación del medio ambiente. El único modo de transporte menos contaminante que la bicicleta es caminar a pie, pero esto no  siempre es posible. No requiere del consumo de combustibles fósiles, no emite gases a la atmósfera, no hace ruido y con la energía que se consume en la fabricación de un coche se podrían construir 100 bicicletas.

El uso de la bicicleta en la ciudad es más sencillo de lo que la gente se imagina. Lo puede practicar todo el mundo, no solo los jóvenes deportistas. Habrá ciudades más o menos fáciles por sus pendientes, estado de las vías y existencia de carriles bici, pero solo tienes que probarlo y dejar de creer los siguientes mitos.

Desventajas de usar la bicicleta

A pesar de sus ventajas, el uso de las bicicletas en las ciudades genera una serie de problemas:

  • “Es peligroso”. Hay muchas más muertes con accidentes de coche que en bicicleta.
  • “En una ciudad con cuestas no se puede circular en bicicleta”. La mayoría de las bicicletas tienen cambios que te permiten modular la dureza de tu marcha. Además, se les pueden acoplar baterías eléctricas para hacer estas cuestas aún más fáciles.
  • “Se respira mucho humo”. Está demostrado que el humo que respira el ciclista es equivalente al que respira el peatón. En cambio, el humo que respira el conductor de un vehículo es mucho mayor debido a que está respirando el humo de todos los coches a su alrededor y el del suyo propio, que se introduce al interior del vehículo.
  • “Las bicis son para el verano”. En muchos países europeos, con inviernos más duros que los que tenemos en los países mediterráneos, usan la bici durante todo el año. Con un par de buenos guantes, un forro al cuello y un cortaviento, no necesitas mucho más para aguantar los duros días de invierno sobre la bicicleta.

Por otro lado, en muchas ciudades no existe un carril específico. Esto produce un desconcierto en la carretera entre los vehículos a motor y las bicicletas. Por lo tanto, conseguir una movilidad sostenible, en la que haya una integración eficiente, es un objetivo a lograr.

Los carriles suelen contar con poca visibilidad durante la noche, sobre todo en las zonas más alejadas de las ciudades. Este hecho provoca una conducción menos segura para los ciclistas. En este sentido, Polonia ha solucionado esta problemática con el diseño de un carril que brilla en la oscuridad.

El carril que brilla en la oscuridad

La compañía TPA (Instytut Badan Technicznych) ha desarrollado un prototipo de carril bici cuyo objetivo principal es mejora la seguridad de los ciclistas por la noche gracias a la generación de luz a partir de la energía solar almacenada.

El carril, de 100 m de longitud, está formado por un material sintético que es capaz de absorber la energía solar durante el día, para posteriormente brillar por la noche. Este especial pavimento tiene la capacidad de emitir luz durante 10 horas.

El diseño buscar ser lo más respetuoso posible con el medio ambiente, por lo que los materiales empleados para su construcción son sostenibles. Así mismo, para evitar el impacto visual, se decidió que emitiera en color azul para que no desentonará con el paisaje.

Cuando lo empieza a hacer tanta gente debe ser por algo. ¿A qué esperas para probarla?

Escribe un comentario