Las zonas de Kennedy y la Séptima hasta Usaquén disfrutarán de las primeras estaciones de bicicletas públicas. Otras zonas que también se beneficiarán serán Chapinero, Galerías-Polo, Gran Yomasa, Fontibón y Suba, donde existe mayor demanda de bicicletas. Con este servicio se busca cubrir un área de 28 kilómetros cuadrados y dar servicio a 20,632 viajes al día.

Las estaciones donde los ciudadanos podrán tomar y dejar las bicicletas serán modulares y automáticas. La ventaja es que no requieren ningún tipo de obra civil ni red eléctrica para funcionar y podrán reubicarse en cualquier momento según las necesidades de los ciudadanos. Cada estación modular tendrá capacidad para 10 o 12 bicicletas, y entre las estaciones habrá una distancia de 400 metros. Las estaciones estarán situadas cerca de paraderos del Transmilenio y el SITP con el fin de que el ciudadano se movilice en transporte público y se vuelva multimodal.

Para utilizar una bicicleta pública, el pago podrá hacerse a través de la tarjeta TuLlave (la misma que se utiliza en el SITP) pagando por cada viaje que se quiera hacer. Además, la idea es crear una membrecía para que los usuarios paguen una mensualidad fija y puedan utilizar las bicicletas públicas las veces que quieran durante un tiempo determinado.

La implantación de las nuevas bicicletas y estaciones irá acompañada de la construcción de más kilómetros de bicicarriles en diferentes localidades. La meta de la secretaria de Movilidad es crear 145 kilómetros de rutas seguras para pedalear en toda la ciudad. La carrera Séptima, por ejemplo, tendrá corredores exclusivos para uso de bicicletas y buses de TransMilenio ecológicos. Bogotá tiene cultura ciclista y ahora es la oportunidad de demostrarlo.

Fuente: Bogota.gov.co

Escribe un comentario