La protección y conservación del medio ambiente es fundamental para vivir en un entorno limpio, saludable y sostenible que nos permita disfrutar de otros derechos humanos como la salud, la alimentación, el agua, el saneamiento y en definitiva, la vida. Sin un medio ambiente saludable, no podríamos hacer realidad nuestras aspiraciones, ni vivir con la mínima dignidad humana.

Los problemas ambientales como la contaminación del aire, la falta de recursos naturales como el agua o los desastres naturales, entre otros, afectan al bienestar, la economía, la salud y la calidad de vida, poniendo en peligro en muchos casos la subsistencia de las personas. Por todo ello, el derecho a un medio ambiente sano es un derecho humano fundamental.

Conscientes de que el medio ambiente es vital para el ser humano, el Consejo de Derechos Humanos estableció en 2012 un mandato cuyo propósito era “estudiar las obligaciones de derechos humanos relacionadas con el disfrute de un medio ambiente sin riesgos, limpio, saludable y sostenible, y promover las mejores prácticas relativas a la utilización de los derechos humanos en la formulación de políticas medioambientales”.

De forma explícita, el medio ambiente también viene recogido como derecho humano en varias declaraciones de la ONU, como la Resolución de la Asamblea General 45/94 donde “todas las personas tienen derecho a vivir en un ambiente adecuado para su salud y bienestar”. La Declaración de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano (Estocolmo, 1972), reitera la misma idea y añade que el hombre “tiene el deber fundamental de proteger y de mejorar el ambiente para las generaciones presentes y futuras”.

La Declaración de Río Sobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992, el Protocolo de Kyoto de 2005 y la Declaración Universal de Derechos Humanos Emergentes son otros ejemplos de protocolos donde se abarca el medio ambiente como derecho humano. Todos están de acuerdo en que cuidar nuestro entorno natural es la única forma de salvaguardar la vida digna de las personas. Y la del Planeta.

Fuentes: Naciones Unidas Derechos Humanos | Observatori DESC

Escribe un comentario