Según un estudio publicado en 2013 por la ONG británica Chatham House, la deforestación ha causado la desaparición de cinco millones de hectáreas anuales de bosques entre los años 2001 y 2010.

Para evitar que se repita este escenario tan dramático en el futuro, la certificación forestal, por la cual se evalúan los bosques y las empresas del sector de la madera, busca poner freno a la explotación irresponsable de los bosques, proponiendo sistemas de obtención de madera de manera sostenible. 

El Corte Inglés certifica la madera de sus tiendas

Control de la obtención de madera

El control de la madera sostenible y certificada no sólo se realiza en los propios bosques, sino también en la cadena de custodia. Esto significa que se controla toda la ruta de la madera y otros productos de origen forestal (papel, corcho, resinas…), siguiendo su manipulación y fabricación. Desde el bosque hasta el producto final, una auditoría externa controla las diferentes etapas del proceso.

Ventajas de la madera sostenible

Además de los beneficios ambientales, la madera sostenible y certificada también conlleva beneficios económicos y sociales, ya que ayuda a mejorar las condiciones sociales de los trabajadores forestales y de las poblaciones locales, suponiendo así un importante empujón para la revitalización de muchas zonas rurales.

Por otra parte, el papel del consumidor es fundamental en la cadena de la madera sostenible y certificada. Para que los ciudadanos puedan conocer y comprar madera de forma responsable existen principalmente dos sellos internacionales:

  • La Etiqueta FSC. Se trata de una certificación del Forest Stewardship Council promovida en España por WWF-Adena y Greenpeace.
  • El PEFC. El Programme for the Endorsement of Forest Certification.

Ambos sellos son la mejor garantía para reconocer los productos forestales que proceden de una gestión forestal responsable con el medio ambiente y la sociedad.

Etiqueta FSC

Concienciación sobre la madera sostenible y certificada

Según el estudioEl consumidor español y la madera certificada” elaborado por Confemadera, sólo un 1,1% de la población española ha adquirido alguna vez un producto con alguno de estos sellos. ¿La razón? El grado de conocimiento de los certificados de gestión forestal sostenible en España es muy escaso.

Con todo, las expectativas a corto plazo son buenas: el estudio detalla que más del 22% de los consumidores prevé elegir productos de madera con certificado de origen sostenible. Sólo de esta forma garantizaremos la salud de nuestros bosques para generaciones presentes y futuras.

Escribe un comentario