El objetivo es que posteriormente los residuos sean recolectados por las cooperativas de cartoneros, que se encargará de su clasificación y venta a las empresas recicladoras. A fin de cuentas, en los contenedores tienen cabida desde las botellas de plástico o vidrio, los envases o las tapitas de las botellas al papel film, las bolsas de papel o plástico, los sachets, los bidones, las radiografías o la vajilla descartable, entre muchos otros residuos. Estos contenedores se ubican principalmente en las esquinas, sobre la calzada o en algún lugar sobre de la vereda, ocupando una base de 1,96 metros, un ancho de 1,45 metros y una altura de 1,60 metros.

A pesar de que el sistema todavía se enfrenta a problemas como las quejas de algunos vecinos por la reducción de espacio para estacionar autos o el hecho de que muchos contendedores son vandalizados, la iniciativa cuenta con la bienvenida de los vecinos. Además, para evitar este tipo de problemas, las nuevas campanas cuentan con una cerradura en la tapa de la una ranura por donde se introducen los materiales reciclables, cuya llave sólo tienen los cartoneros asignados a cada zona.

Se trata de un proyecto que aún requiere de campañas de concientización en puntos tan básicos como el respeto de los horarios para depositar los desechos, que van de 20 a 21, pues de hacerlo antes puede provocar olores muy desagradables. Por este motivo y dentro de la misma iniciativa, la Recoleta tendrá el apoyo de 35 concientizadores de la Unidad de Proyectos Especiales de Cambio Cultural y Construcción Ciudadana que explicarán puerta a puerta a los vecinos el funcionamiento del nuevo sistema, explicándoles cómo realizar correctamente la separación de residuos en origen.

Asimismo, los vecinos o encargados de edificios que prefieran que les retiren sus residuos reciclables en la puerta de su casa, no tienen más que comunicárselo a la Cooperativa que le corresponde a su zona, pudiendo consultarlo en la página de Donde Reciclo.

Los planes del gobierno porteño no quedan aquí: hacia final de año la ciudad podría contar con 15.000 campanas con la instalación de otras 1.000 (700 en Belgrano, Núñez y Colegiales y otras 700 en Caballito).

Fuentes: La Nación | Dónde reciclo | La política online | Buenos Aires

Escribe un comentario