Una botella de vidrio tirada en la calle es una imagen que no es extraña en la Ciudad de México. De ahí a convertirse en una joya y ayudar a la sociedad hay una asociación.  “Cerrando el Ciclo, A.C.” es una  asociación civil mexicana que promueve el acopio, reuso y reciclaje de residuos encontrados en la calle para su transformación en joyas de cristal. Generan proyectos y programas que ayudan  a limpiar la ciudad con una política de inclusión laboral social que apoya a los más desfavorecidos.

La asociación nace de la preocupante necesidad de concientizar a la sociedad sobre los impactos ambientales que genera el estilo de vida actual y sus residuos. Es creada en el 2013, y busca desarrollar alternativas para cerrar el ciclo de vida de los productos que nuestra sociedad consume de forma regular. La idea surge precisamente de esas botellas de vidrio que se encuentran en las calles de las grandes ciudades.

La base de las labores de “Cerrando el Ciclo, A.C.” es capacitar y apoyar a personas en situación de vulnerabilidad para fabricar artículos a partir de residuos urbanos a la vez que les facilitan la infraestructura necesaria  El ciclo se cierra con el apoyo de comercialización de dichos productos. Con ello, se recoge basura de la calle, se recicla, se reusa y se le da nueva vida. Es decir, impulsan la creatividad ambiental con inclusión laboral.

En su estructura encontramos equipos enfocados a grupos vulnerables, empresas y comunidad. El área de “Grupos Vulnerables” se enfoca a generar los talleres y equipos de trabajo entre los más desfavorecidos para que puedan ganarse la vida dignamente. El área de “Empresas” busca fomentar el movimiento entre organismos privados que generan residuos regulares. Mientras que el área de “Comunidad” busca difundir los beneficios del movimiento y trasladarlos a la sociedad civil en general.

La misión de la asociación es “promover la corresponsabilidad entre empresas y sociedad para disminuir el impacto ambiental de los productos después de su consumo con un esquema de inclusión laboral”. Su visión es ser un modelo de participación social replicable, que promueva el consumo responsable y el uso racional de bienes y servicios, a través del re-uso. “Cerrando el Ciclo, A.C.” se financia a través de dos vías: las aportaciones de empresas y un porcentaje de la venta de los productos creados por los beneficiados, que cubre el costo de recuperación de la materia prima y la infraestructura proporcionada.

No cabe duda que grupos humanitarios ambientales como  “Cerrando el Ciclo, A.C.”, son un ejemplo de transformación y responsabilidad ambiental; como asociación sin fines de lucro, destina todos sus ingresos a la capacitación y apoyo a personas en situación de vulnerabilidad. No importa cuántas iniciativas de este tipo existan en el mundo, lo relevante es que compartan ese afán de ayudar a cambiar la conciencia. Como raza estamos conectados con el destino de nuestro planeta, y es momento de que comencemos a cuidarlo.

Fuente: Cerrando el ciclo

Escribe un comentario