Reciclaje de juguetesEsta idea es la que ha inspirado al colectivo AERESS para poner en marcha unos talleres itinerantes donde aprender a recuperar juguetes, una práctica casi en desuso entre las familias que ya apenas son de categoría numerosa. La asociación, cuyo principio fundacional es la defensa del medio ambiente, ha trasladado el concepto del reciclaje y la reutilización al mundo infantil. El proyecto incluye la realización de 27 talleres repartidos entre ocho localidades españolas en los que además de sensibilizar y detallar los procesos de recogida, clasificación y tratamiento de los juguetes, se muestra una exposición con las recuperaciones más logradas.

Con el «botín» de los juguetes como nuevos, desde estos talleres se proponen además varias alternativas solidarias como la donación a mercadillos benéficos, a diversas ONG, escuelas, ludotecas, trueques… En definitiva, ¡larga vida al juguete!

Reciclar juguetes para cuidar el medio ambiente

Uno de los datos que se manejan para convencer de la importancia de este sector del reciclado es que se calcula que casi un 6% de los residuos urbanos son juguetes. Muchos de ellos pueden dejar de ser residuos aplicando procesos sencillos de limpieza y reparaciones simples. En caso de que no sea posible «reinsertarlos» a la vida útil, hay que llevarlos a un punto limpio tratando de que su impacto medioambiental sea el menor posible. Para ello, se insta a separar los distintos componentes del juguete por tipo de material (plástico, metal, componentes electrónicos… y, por supuesto, el cartón de la caja) para depositarlos en el contenedor indicado. Igualmente, en el caso de los juguetes a pilas hay que acordarse de retirar siempre las baterías y depositarlas en el punto limpio correspondiente.

No se pretende a estas alturas que los más pequeños jueguen a las tabas con el astrágalo de los corderos, aquellos que las sufridas madres pedían a los carniceros, ni que los chavales tengan que andar recopilando chapas de bar en bar para vestirlas de jugador de fútbol. La idea es que muchísimos más niños disfruten de juguetes en perfecto estado o, si se trata de «casos irrecuperables», que no terminen sus días contaminando el medio ambiente.

FuentesTwenergy / AERESS (Asociación Española de Recuperadores de Economía Social y Solidaria / Obra social Cajamadrid / R-CicleJoguina (proyecto de la Fundación ECOTIC) / Flickr

Author

Escribe un comentario