De hecho, la que flota en el Pacífico es ya tan grande que es considerada como un séptimo ‘continente’. El plástico está además infiltrándose en la alimentación de la fauna marina, lo que supone ya un grave problema, como demuestra la muerte recientemente de un cachalote en una playa de Murcia por culpa de todo el plástico que había consumido.

Por tanto, cada vez es más importante concienciar sobre la necesidad de no ensuciar los mares, pero también limpiar los residuos que han llegado hasta ellos. Hay que recuperar el plástico que ensucia los mares y hay quienes buscan iniciativas bastante curiosas para hacerlo.

El plástico que flota a la deriva en el mar puede convertirse en otra cosa y, entre la lista de productos en los que está siendo convertido, se encuentra el de zapatillas de deporte. Eso es lo que hace Adidas. La multinacional de ropa deportiva colabora con Parley for the Oceans, un grupo de protección ambiental, para crear zapatillas de deporte hechas con material reciclado. El grupo trabaja para interceptar los desechos antes de que lleguen al mar: recogen los plásticos que se encuentran en playas y en zonas de costa y los convierten en materiales que pueden ser reutilizados. El plástico se convierte en una suerte de hilo que sirve para confeccionar el material de tejido que luego se usa para nuevos productos, como es el caso de las zapatillas.

La colección resultante tiene un diseño cuidado, una calidad a la altura de lo esperado y un precio que va en línea con la media de lo que pueden costar otras zapatillas de Adidas, pero además tiene como elemento de valor el origen del material con el que se ha hecho el producto.  Cada par de zapatillas permite reciclar 11 botellas de plástico. Los demás elementos de la zapatilla, como pueden ser los cordones, también están hechos con materiales reciclados.

Un millón de zapatillas vendidas

Los modelos de las zapatillas hechas con plástico reciclado, los Ultraboost, Ultraboost X, y Ultraboost Uncaged, llegaron al mercado hace más o menos un año y, desde entonces, han conseguido una muy buena recepción entre los consumidores.

Las últimas cifras de ventas, que Adidas dio en una de sus presentaciones de resultados a principios de año, demuestran que antes incluso de que se cumpliese el año de comercialización ya habían vendido un elevado número de zapatillas de plástico reciclado. Solo en 2017, habían logrado vender un millón de estas zapatillas. «El año pasado vendimos un millón de zapatillas hechas con plástico reciclado», señalaba el CEO de la compañía, Kasper Rorsted, en una entrevista en la prensa estadounidense.

Los compradores se las llevan además a sus casas usando material no plástico: la compañía no usa bolsas de plástico en sus tiendas y desde que tomaron la decisión de eliminarlas han logrado evitar la circulación de 70 millones de bolsas.

FUENTES: Elaboración propia, FastCompany, The Independent, CNBC, Adidas

Escribe un comentario