¿Verdad que el tema es apasionante? Que existan este tipo de explotaciones supone un giro de tuercas para el reciclaje de papel, que repente nos parece una medida que “sabe a poco”. Por supuesto, hay que continuar reciclando papel incluso aunque venga de este tipo de bosques ecológicos. Pero lo cierto es que si se puede afrontar el problema de raíz, ¿por qué limitarse a reciclar?

El debate está abierto, muchos ecologistas no acaban de ver en esto una solución sino más bien una medida hipócrita.

 

 

¿Cómo funciona la explotación de los bosques ecológicos?

Como decimos, este tipo de explotaciones no están exentas de polémica, pero las empresas propietarias de los bosques ecológicos defienden que es posible explotarlos de manera sostenible. Estas son las medidas que toman para conseguirlo:

· Plantan miles de árboles al día. Concretamente, tres por cada uno que talan. Así garantizan la continuidad de la arboleda.
· Se suministran con energías limpias. Toda la maquinaria necesaria funciona con energía eólica y biodiesel.
· Minimizan su impacto. Las empresas explotadoras de este tipo de bosques cuentan con personal especializado en el estudio de sus procesos de producción. Su objetivo: causar el menor impacto posible sobre el medio ambiente.

¿Hipocresía o explotaciones sostenibles? Los bosques ecológicos van a seguir generando polémica, pero si vamos a seguir talando árboles, al menos que sea de esta manera: pensando en el día de mañana. 

Escribe un comentario