No me voy a cansar de repetirlo, debemos hacer un esfuerzo brutal y continuo a nivel de divulgación y concienciación en lo que a sostenibilidad, cambio climático, utilización de recursos naturales, reciclaje, eficiencia energética, etc. se refiere.

Empezando por los mas pequeños en cuyo aprendizaje, somos nosotros quienes ponemos los valores, o por lo menos tenemos la obligación de intentarlo.

Concienciar a los más pequeños desde un principio para que se den cuenta de la importancia que tiene su entorno. El cuidado y respeto por el medio ambiente que habitamos y compartimos, es un recurso de tiempo limitado y como sigamos así, las generaciones futuras se encontrarán un panorama desolador, un mundo herido.

Desde luego, a día de hoy da lo mismo de que sector seas, a que te dediques, que busques en la vida o hacia donde quieras dirigir tus pasos. ¿Por qué no cambias tu pequeño mundo? ¿Por qué no dejas de tratar el planeta como si fuese un vertedero?

Una mañana de camino al trabajo, salgo de casa a primera hora de la mañana con destino a la oficina. La M-50 y en general, todos los puntos conflictivos de las carreteras madrileñas en hora punta, sufren retenciones en cuanto al tráfico se refiere. Un clásico en Madrid, a pesar de tener un buen sistema de transporte público.

A medida que avanzaba lentamente, parecía que se iba solucionando el conflicto y pude comprobar que el atasco se había generado por un trailer de una conocida marca de bebidas, que después de haber chocado con la mediana se le había desparramado todo el contenido que llevaba, en este caso, botellas de plástico de 2 litros que llenaban el asfalto gris y al paso de los coches explotaban y se dispersaban a un lado y a otro.

No desvelaré la marca, pero es una empresa que se vende al mundo como sostenible, además de aportar “sonrisas y felicidad” a sus consumidores…

Ante mi asombro, los servicios que en aquel momento se dedicaban a gestionar el asunto, se afanaban en lanzar los envases a la cuneta. Cientos de botellas que tardarán años, muchos años en desaparecer.

Quiero pensar y deseo, que los operarios que en ese momento estaban apartando las botellas de plástico, lo hacían para descongestionar el tráfico y que luego, una vez que todo fuera más fluido se encargarían de recoger todas y cada una de las botellas con el objetivo de poder darles otra vida útil.

Basta darse un paseo por las calles, por el campo o mirar al mar para darse cuenta de que el plástico y su gestión es un problema muy grave a tener en cuenta.

El plástico es utilizado en numerosas aplicaciones industriales y es una tendencia que no va a hacer sino continuar en todo el mundo, por ello se debe poner empeño en una mejor gestión de los desechos plásticos.

Toda medida para evitar el impacto ambiental es bienvenida. Nos empeñamos en enfocar nuestras ideas y objetivos de manera cortoplacista sin darnos cuenta que por mucho que digan unos y otros, el límite del planeta está cada vez más cerca.

Queda un largo camino que recorrer y se debe aumentar el grado de compromiso por parte de todos y cada uno de nosotros.

En ese sentido y respecto a lo que a reciclaje de plástico se refiere, la Comisión Europea ha sacado un libro verde como estrategia europea frente a los residuos de plástico en el medio ambiente. La finalidad del Libro Verde es poner en marcha una amplia reflexión sobre las posibles respuestas a los desafíos que plantean para las políticas públicas los residuos de plásticos, que actualmente no están tratados de manera específica en la legislación de la UE sobre residuos.

Se debe comprobar el papel clave de este material y los beneficios económicos potenciales de incrementar su reciclaje, fomentar el diseño ecológico y la innovación ambiental, dando prioridad a la prevención de desechos y el reciclado a la hora de diseñar productos plásticos.

Una estrategia comunitaria para los residuos plásticos, sí ¡una estrategia para todos!

Toda medida que contenga algo de sensibilización con nuestro planeta, nos va a aportar mucho más de lo que creemos. Lo de si solo lo hago yo no sirve para nada, no es una excusa, esto debe ser a nivel global. Pero si  no empezamos por uno mismo, no vamos a ningún lado. Esa mentalidad no es la oportuna y debemos replantearla.

No estamos muy acostumbrados a reciclar plástico. Según los datos que maneja la Comisión Europea, la mitad de los residuos plásticos generados en Europa acaban en vertederos, a pesar de que pueden contener componentes peligrosos y su eliminación puede provocar emisiones nocivas y residuos contaminantes.

Al menos así lo creen desde las instituciones europeas, que apuestan por la prevención y el reciclado frente a otros modos de  eliminación. Precisamente, con el Libro Verde pretenden recabar datos y puntos de vista a fin de evaluar las repercusiones de los residuos plásticos y definir una estrategia comunitaria para atenuarlas.

Se invita a los Estados Miembros, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y a todos los interesados a que expongan su punto de vista sobre las sugerencias contenidas en el siguiente Libro Verde. Las contribuciones, que deberán obrar en poder de la Comisión el 7 de junio de 2013, a más tardar.

No podemos esperar que las cosas cambien si siempre hacemos lo mismo”.

Albert Einstein

Puedes obtener el Libro Verde completo en: http://ec.europa.eu/environment/waste/pdf/green_paper/green_paper_es.pdf

Recomendación musical Jack Johnson Never Know

Fuentes: Twenergy / imagen aportada por Carlos Guasch

Escribe un comentario