Gracias al reciclaje del Tetra Brick, se está consiguiendo obtener un derivado aglomerado cuyas características de maleabilidad y resistencia permiten emplearlo para muchos de los usos que se dan a la madera. Se trata del Tectán.

Tetra Brick de Leche

Solución a la deforestación

Los detractores de este tipo de recipientes compuestos de un 75% de cartón, un 20% de plástico y un 5% de aluminio, tendrán que reconsiderar su postura a partir de ahora. A pesar de que su disposición en láminas (lo que se conoce como envase multicapa) lo hace difícil de separar, y por tanto de reciclar, la opción de hacerlo de manera integral, transformándolo en Tectán, dará sin duda un respiro a los exhaustos bosques del planeta Tierra.

Proceso de elaboración del Tectán

Usado ya en gran parte de Europa, en Chile e incluso en China, el proceso al que se somete es sorprendentemente sencillo: lavado y secado.

El otrora «cartón» de, por ejemplo, leche, se tritura en pedacitos de 3mm, se prensa y se calienta a 170º consiguiendo que el polipropileno de las láminas, al fundirse, amalgame el resto de materiales. Se somete a un enfriamiento muy rápido que le confiere gran dureza e impermeabilidad y… ¡Listo!

Tectán

Ventajas del Tectán

Aparte de su proceso sencillo, no precisa incorporar ningún producto tóxico como el pegamento. Los ácaros y parásitos habituales en la madera detestan su sabor y dureza, no se astilla y no es conductor de electricidad.

Se calcula que por cada tonelada de Tetra Pak reciclado y convertido en Tectán podemos ahorrar 1.500 kilos de madera de bosque. Una cifra nada despreciable teniendo en cuenta el ritmo al que se tala hoy en día. Llamados en su día «bricks» (ladrillo en inglés) por su inconfundible forma, pensemos ahora en construir con ellos un gran muro contra la desertización.

Escribe un comentario