Aunar reciclaje y eficiencia energética es posible y, además, de una manera divertida. Basta colectar una buena cantidad de latas de refresco porque éstas serán la base de nuestro sistema de calefacción solar casera. Un sistema, por otro lado, especialmente recomendable en zonas áridas donde las lluvias son más bien escasas.

Cuantas más latas reunamos mucho mejor, rozando las 200, a las que tendremos que perforar un agujero tanto en la parte inferior como en la superior, convirtiéndolas en meros tubos. El objetivo no es otro que, aplicándoles silicona en los extremos, unirlas formando un caño.

Sin embargo, es muy importante que antes de proceder al paso de la silicona lavemos a conciencia el interior de las latas para eliminar cualquier resto de bebida o suciedad. Cada caño estará compuesto por unas 14 latas, de manera que si conseguimos colectar 196 latas tendremos 14 caños en total.

¿Es agua lo que pasará a través de estas columnas de latas? No, mucho más sencillo: aire. Para poder colocar los 14 caños de latas es preciso antes preparar un soporte, para lo que nos ayudaremos de unos tableros de contrachapado. Unos clavos y un poco de cola blanca para madera servirán para montar una bandeja gigante en la que tumbar las latas.

Montado el soporte con forma  de cajón, resta un paso más previo a la colocación de las latas: aislarlo con lana de roca. Si no tenemos este material podemos sustituirlo por una chapa metálica o un algún material de color negro que absorba bien el calor. De hecho, con ayuda de un spray también pintaremos de negro las latas.

Solo entonces instalaremos los caños de aluminio que en uno de sus extremos encajarán en una madera con 14 aberturas de la misma medida que la circunferencia de las latas.
Con esta estructura, para disponer de nuestra propia calefacción solar casera sólo resta abrir dos conductos en la parte trasera del tablón de contrachapado forrado con aislante y, en la parte delantera, cubrir las latas con una plancha de policarbonato.

Si instalamos verticalmente este panel en la pared de nuestra casa donde más horas al día incidan los rayos del sol, conseguiremos calentar el aire a unos 70-80ºC continuos.

Author

Escribe un comentario