El caso más evidente es el del correo basura, que consume gran cantidad de recursos de forma innecesaria. Como los filtros de spam no siempre solucionan el problema, debemos evitar que nuestra bandeja de entrada acabe en manos de los generadores de spam o spammers. Descubre la manera correcta de utilizar el correo electrónico.

Ordenador con Gmail abierto

Uso responsable del correo electrónico

Existen muchos otros correos que cargan la red con información innecesaria, redundante o simplemente no deseada, que no consideramos spam, pero que tienen los mismos efectos y que, muchas veces, realizamos nosotros mismos.

Por ejemplo, los correos que enviamos con ficheros adjuntos de varios Mb, algo impensable hace unos años en los que los buzones no tenían tantísima capacidad. En muchas ocasiones, estos archivos son simples bromas, PowerPoint o vídeos graciosos.

Hombre sentado con el ordenador

Para intentar ser más eficientes, aquí van algunos consejos para hacer un uso más racional del correo:

  • Piensa dos veces antes de enviar un correo electrónico. El texto se debe entender y tiene que tener toda la información que deseamos comunicar. Evitaremos confusiones, reenvíos y llamadas telefónicas, etc. Así no sólo optimizamos recursos, también ahorramos tiempo.
  • Cuidado donde dejas tu dirección de correo en la web. Si es un sitio de confianza, asegúrate si existe una casilla para desactivar el uso de tu correo para otros fines. Si es un sitio de poca confianza, es muy probable que acabes infestado de spam.
  • Utiliza «CCO» (copia oculta) en lugar de «Para» en caso de correos de «broma» con muchos destinatarios. Así guardarás la privacidad de los destinatarios y no se mostrarán las direcciones a spammers. Recuerda, además, borrar el remitente en casos de reenvío.
  • No enviar vídeos adjuntos de broma, ocupan muchos Mb y cargan mucho las redes y los equipos. ¿Está el vídeo en YouTube o similar? En ese caso, es mejor enviar el enlace de la web, así aligeraremos la red y sólo consumirán los recursos del vídeo las personas que estén realmente interesadas en verlo.
  • Comprime los archivos que vayas a adjuntar en un correo en caso de que sea imprescindible su envío.

Escribe un comentario