consumo de un lavavajillas

Uno de los estudios citados es el realizado por el Canal de Isabel II y BSH Electrodomésticos España. Éste se presentó el año pasado en la Exposición Internacional de Zaragoza 2008, conocida como la Expo del Agua, y demuestra que los usuarios de lavavajillas ahorran 30 litros al día más que aquellos que lavan a mano. Por su parte, un estudio anterior realizado por la Universidad de Bonn (Alemania) aporta otro motivo más para usar este electrodoméstico: los lavavajillas son capaces de lavar la misma cantidad de vajilla con mucha menos cantidad de agua. Además, consumen un 10% menos de energía que si este lavado se hiciera a mano y dejan los platos más limpios.

Pero para que este ahorro sea eficaz no sólo sirve con comprarse un lavavajillas, el usuario tiene mucho que decir aquí. Pequeñas acciones como esperar a que el electrodoméstico esté lleno para utilizarlo o comprarse uno de acuerdo con el uso real que el ciudadano le vaya a dar son pequeños pasos hacia un consumo más responsable. En la citada Expo del Agua de Zaragoza, Víctor Viñuales, director de la Fundación Ecología y Desarrollo, afirmó que es muy importante «mentalizar al ciudadano de que su propio hogar puede ser una palanca de cambio respecto al cuidado del planeta» y por eso las pequeñas acciones son tan importantes.

Por fortuna, el concepto de «hogar eficiente» se encuentra cada vez más asentado en la sociedad, lo que permite que se desarrollen y comercialicen más electrodomésticos de bajo consumo. Estos nuevos modelos que permiten al usuario seleccionar la temperatura del agua o que el propio lavavajillas reaproveche el calor de cada lavado para su aclarado o secado, reducen el gasto hasta los 9 litros de agua por lavado. Ésta es una cantidad considerable si se tiene en cuenta que la media está en 20 litros, y que la cifra sube a 50 si se hace a mano.

Escribe un comentario