Según la empresa de electrodomésticos Casa Magna, las ventas de lavaplatos entre 2010 y 2011 creció en el país un 35 por ciento. Un estudio de mercado elaborado por Industrias Haceb, asegura que en Colombia se importaron en 2008 un total de 4.606 lavavajillas, mientras que en 2011 la cifra aumentó a 10.362.

Fregar a mano es menos ecológico y más caro que utilizar este electrodoméstico; lavar con un lavaplatos supone un ahorro del 40 por cierto si lo comparamos con los lavados a mano tradicionales. Los lavavajillas son capaces de lavar la misma cantidad de vajilla con mucha menos cantidad de agua y consumen un 10% menos de energía, al utilizar menos cantidad de agua caliente. Un lavaplatos eléctrico, en el ciclo más largo, necesita unos 8,6 litros de agua, un consumo menor incluso que el de una lavadora.

Con todo, para potenciar el ahorro de este electrodoméstico hay que tener en cuenta algunas recomendaciones, como elegir un lavavajillas eficiente con un bajo consumo energético, seleccionar programas “eco”, y usar el lavaplatos únicamente cuando esté completamente cargado.

Fuentes: Twenergy / El Colombiano / Flickr

Escribe un comentario