El coche eléctrico, urbanizado por MoveleCon MOVELE se podrá demostrar la viabilidad técnica de la movilidad eléctrica en los entornos urbanos, posicionando a España entre los escasos países con experiencias reales en este tipo de tecnología. Por su parte, las administraciones locales implicadas impulsarán el uso de este tipo de vehículos a través de las infraestructuras públicas de recarga, reserva de plazas de aparcamiento o circulación por carriles bus-taxi, desarrollándose un tejido empresarial relacionado con el vehículo eléctrico, como son las empresas eléctricas, empresas de seguros y de financiación (renting), etc.

Además, este proyecto sirve como base para la identificación e impulso de normativa que favorezca esta tecnología, como son las medidas fiscales en la compra o uso de los vehículos, tarifas de suministro, modificación de normas que impidan su evolución (acceso a puntos de recarga en viviendas comunitarias, homologación), etc.

En cuanto a los consumidores – ya sean personas físicas o jurídicas- podrán beneficiarse de ayudas públicas directas que van desde los 750 a los 20.000 euros, dependiendo del tipo de vehículo (moto, coche, autobús o camión). Por ejemplo, en el caso de los automóviles las ayudas podrían elevarse hasta los 7.000 euros. Para ello, el comprador deberá dirigirse a un concesionario o comercio adherido al Proyecto Movele y elegir cualquiera de los vehículos incluidos en el catálogo elaborado por el IDAE. Las ayudas cubrirán entre un 15% y un 20% del coste de los vehículos en función de su eficiencia energética .

Los Ayuntamientos de Madrid, Barcelona y Sevilla han sido los primeros en firmar un convenio con el Ministerio de Industria en el marco de este Plan. Recientemente, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, ha recalcado que España es el segundo país europeo en inversión en infraestructura de recarga de vehículos eléctricos.

Fuente: Elaboración propia / idae.es / movele.ayesa.es / epa.eu / flickr.com

 

Escribe un comentario