Cuidatumundo es una empresa radicada en México que ha desarrollado una gama de calentadores solares que mantienen el agua caliente durante todo el día. El invento prácticamente no usa combustible y se adapta a los diferentes requerimientos económicos. Para su desarrollo ha intervenido también El Instituto de Ciencia del Distrito Federal. 

¿Cómo funcionan estos calentadores?

La industria ha tomado nota y se ha puesto manos a la obra para ofrecer a los consumidores diversas opciones. El objetivo es reducir costes energéticos usando medios alternativos, tales como la geotermia, biomasa o la energía solar.

La tecnología que aplica Cuidatumundo es simple pero efectiva: sus calentadores almacenan el calor producido por paneles solares acoplados a ellos. De esta forma, la pérdida de temperatura se reduce ya que, a través de dos cristales, uno interior en forma de cápsula que rodea al tanque y otro exterior, se eliminan las corrientes de aire. Este sistema evita el escape de calor de la misma manera que ocurre en la naturaleza con el efecto invernadero.

Materiales aislantes de calor

Con este método, el calentador llega a alcanzar unos 60 grados centígrados, una temperatura más que suficiente, puesto que el agua que usamos al bañarnos no supera los 40 grados como máximo. Además, la capacidad del tanque es de 75 litros, así que, muchos hogares que no requieren tanta agua, pueden adaptar el dispositivo conforme a sus necesidades. 

Para Tonatiuh Hernández Mojica, director de la compañía, el proyecto está dirigido a las clases más desfavorecidas, ya que esta tecnología no ha llegado a las familias de escasos recursos. “Es a ellos, a quienes el consumo de gas sí les impacta en su economía y es, precisamente a ellos, a quienes no llega el calentador, a pesar de que son a quienes les podría beneficiar mucho más” argumenta Hernández.

Panel solar en el jardín

La generalización de este proyecto supondría un ahorro excepcional para los hogares que ya tienen un sistema de calefacción a gas. El sistema supone “asegurar agua caliente a diversas horas del día, evitando el gasto en combustible de hasta en dos terceras partes” añade el director de la empresa.

Expansión internacional

Pero las expectativas de este proyecto no se quedan en México. La idea de Hernández es expandir el mercado a otros lugares del mundo con el desarrollo de una versión más avanzada del calentador. Además de implementar la tecnología mencionada, extrae el aire que existe entre la cubierta del tanque y el exterior, aumentando la temperatura a niveles mucho más altos.

Es aquí donde entra la parte comercial. Aunque en México las horas de sol son prolongadas, la fabricación de este calentador es ideal para la exportación a países cuyos climas no presentan radiación solar alta.

Clases de calentadores solares

Las versiones más económicas de estos calentadores solares podrían llegar a tener un precio final de entre 150 y 200 euros. Sin embargo, la intención de Cuidatumundo es mucho más altruista. No pretende fabricar calentadores solares en serie, sino que quiere dejar en manos de las compañías fabricantes la licencia para que sean ellos los encargados de producirlos.

Sin duda, Cuidatumundo ha realizando un importante esfuerzo en la investigación de este producto. Es un ejemplo claro de que la combinación entre el sector público y privado da frutos en el desarrollo de tecnologías que, de otra manera, no serían asumidas por la empresa privada.

Ahora es el momento de que la industria aporte su granito de arena, tomando el testigo de Cuidatumundo, distribuyendo a buen precio este producto en favor de los que más lo necesitan.

Escribe un comentario