Todo llega. Parece que por fin vamos a ver un coche impulsado gracias a la energía solar con capacidad y potencia similares a los que circulan por nuestras carreteras. Se llama eVe, es capaz de alcanzar los 140 km a la hora y resistir sin recargar baterías hasta 500 km. 

El equipo que ha desarrollado este, aún, prototipo está dispuesto a demostrar sus encantos en la próxima edición del World Solar Challenge, una competición que pone a prueba los avances de la ingeniería solar y que desde su primera edición, en 1987, no ha dejado de ampliar horizontes en este campo. En esta ocasión la cita se celebra del 6 al 13 de octubre e incorpora por primera vez la categoría “Cruiser” que exige a los ingenieros de los equipos diseñar sus modelos de 4 ruedas y con capacidad para 2 ocupantes. Se trata de acercar la realidad comercial del sector del automóvil a los prototipos para que se acorten los tiempos entre la fase experimental y la realidad comercial.

Es precisamente en la categoría “Cruiser” en la que compite el prometedor eVe que incorpora tracción trasera y dos motores de 1,8Kw respectivamente. Alimentados por 15 kWh de baterías cilíndricas de iones de litio de sólo 63 kg de peso, llega a alcanzar los 140 km/h con un consumo estimado de 3 kWh cada 100 km.

Este biplaza de 4,5 por 1,8 metros, ha conseguido acoplar 4 metros de paneles solares y unos motores que registran un 98,3% de eficiencia. Además, la fibra de carbono de su carrocería permite que su coeficiente de rozamiento sea mínimo. Todo ello hace de eVe una apuesta de futuro esperanzadora que podremos ver en breve atravesando Australia y esperemos que dentro de no mucho más tiempo circulando por nuestras carreteras.

Escribe un comentario