Las familias son las responsables de aproximadamente el 30% del consumo energético total en España, repartiéndose el mismo entre el hogar (18%) y el transporte con vehículo particular (12%).

El consumo energético

Si dividimos el consumo energético de los hogares por usos, los datos del IDAE reflejan que la calefacción representa el 41% del total. Le siguen el agua caliente, con un 26%, y los cada vez más numerosos electrodomésticos, que se llevan un 12% del consumo total. La cocina (entendida como la placa para la cocción de alimentos) necesita el 11% y la iluminación un 9%. El aire acondicionado sólo supone el 1%.

El consumo eléctrico

Respecto al consumo exclusivamente eléctrico, un hogar medio consume unos 4.000 kilovatios hora al año. Suponiendo que el mismo sólo utilizara electricidad, el consumo de todos los electrodomésticos representaría el 64% del total. El electrodoméstico que más consume es el frigorífico, con un 18%. Tras éste, los televisores requieren el 10%, las placas vitrocerámicas de la cocina suponen también una parte considerable del consumo con el 9%, como las lavadoras (8%) y los pequeños electrodomésticos (7%). De ahí la importancia de darle un uso responsable a los mismos y de prestar atención al sistema de etiquetado energético en el momento de renovarlos, como las lavadoras y frigoríficos, pues la eficiencia de los de clase A es casi tres veces mayor que los clasificados con la letra G.

El restante 36% se reparte entre los sistemas de iluminación y la calefacción, que necesitan respectivamente un 18% y un 15%, sin olvidar el agua caliente sanitaria con el 3%.

Author

Escribe un comentario