La planificación energética indicativaLa planificación aporta previsiones, no vinculantes, sobre el comportamiento de la demanda, los recursos necesarios para satisfacerla, la necesidad de nueva potencia de generación, la evolución de las condiciones de mercado para la consecución de la garantía de suministro y los criterios de protección ambiental. Contempla los siguientes aspectos:

a) Previsión de la demanda de energía eléctrica a lo largo del período contemplado.

b) Estimación de potencia mínima que debe ser instalada para cubrir la demanda prevista bajo criterios de seguridad del suministro, diversificación energética, mejora de la eficiencia y protección del medio ambiente.

c) Previsiones relativas a instalaciones de transporte y distribución de acuerdo con la previsión de la demanda energética.

Objetivos de la Planificación Energética

Los objetivos de la Planificación Energética son la reducción de costes, el ahorro y la eficiencia energética, la garantía del suministro, la diversidad de las fuentes y el fomento de las energías renovables.

Escenarios de previsión

Las previsiones contemplan tres escenarios, uno central, considerado el más probable, y otros dos, superior e inferior, para analizar los efectos de posibles desviaciones respecto de la previsión central. Los escenarios incorporan:

1. La evolución de los mercados energéticos.

2. Las tendencias económicas y energéticas.

3. Los compromisos medioambientales que afectan al sector energético.

4. Las previsiones y compromisos recogidos en planes específicos actualmente vigentes y su posible extensión dentro del período de la Planificación.

Evolución de la estructura de consumo de energía primaria

La previsión del mix energético en el periodo de la Planificación es el siguiente:

• Disminución del consumo de petróleo, debido al menor consumo en los usos finales y a su sustitución por gas en generación eléctrica en los sistemas extrapeninsulares.

• Recuperación del consumo de carbón en la primera mitad del período, tanto en consumos finales como en generación eléctrica, mientras que a partir de 2015 se espera un consumo relativamente estable.

• Crecimiento continuo del 2,4% de la demanda anual de gas, dado que coincidirá la progresiva saturación de algunas demandas finales en la segunda mitad del período, con el aumento del consumo de la generación eléctrica, especialmente en los sistemas eléctricos extrapeninsulares.

• Reducción progresiva de la producción de energía nuclear, tras el cierre de la Central de Garoña en 2013.

• Las energías renovables, incluyendo la hidráulica, contribuirán en 2020 al balance total con el 19,5% del total de energía demandada en esa fecha, superando las contribuciones de la energía nuclear y del carbón.

• Mejora media anual del 1,5% en la intensidad energética primaria en el período de previsión.

¿Consideras acertado el mix de generación propuesto?

Fuentes: Twenergy / Ministerio de Industria, Turismo y Comercio / Flickr

Escribe un comentario