Las plantas para interiores son purificadoras de aire, nuestra vivienda cada vez acumula más objetos, como mobiliario o productos de consumo diario, que emiten compuestos orgánicos volátiles (COV) además de eotros compuestos químicos como CO2 y amoníaco. Algunos ejemplos son las bolsas de plástico, las impresoras, los productos de limpieza y aseo, las maderas, la cocina de gas, etc.

planta interior

Compuestos orgánicos volátiles

De entre todos los COV, los más comunes y perjudiciales para nuestra salud son el formaldehído, el benceno, el amoníaco, el xileno y el tricloroetileno. Estos compuestos tienen distintos efectos en los humanos que van desde dolor de cabeza hasta cáncer.

El impacto que puede tener una mala calidad del aire en nuestra salud es tal que la OMS la ha definido como el “Síndrome del edificio enfermo”.

¿Cuál es la solución? Las plantas de interior

Muchas veces compramos plantas como elementos decorativos y olvidamos las múltiples funciones que tienen. Así, por ejemplo, las plantas de interior son capaces de actuar como filtro de contaminantes y purificar el aire.

A través de las hojas, las plantas captan los tóxicos del aire y los convierten en materia orgánica. Asimismo, los microorganismos de las raíces y del sustrato biodegradan estos compuestos volátiles.

La capacidad purificadora de las plantas ha sido estudiada por la NASA, que publica un listado con las mejores plantas de interior para mantener el aire limpio.

A continuación, te recomendamos algunas de ellas para tu hogar:

  1. Espatifilo (Spathiphyllum sp.): esta planta es capaz de absorber la mayoría de los COV. En cuanto a su mantenimiento, necesita poca agua y prefiere lugares de luz indirecta, como el baño.
  2. Lengua de tigre (Sansevieria trifasciata): es una de las plantas más resistentes que existen y pueden ubicarse tanto en exteriores como en interiores. Exige poco riego, años sin trasplantar, ambientes secos, poca luz… ¡Ideal para descuidados!
  3. Ficus (Ficus robusta y Ficus benjamina): es una planta muy resistente, que necesita luz indirecta y crece muy rápido, por lo que necesita trasplantarse cada cierto tiempo. Es eficaz para absorber formaldehído y xileno.
  4. Potos (Epipremnum aureum): esta planta también es de fácil mantenimiento y es perfecta para la cocina, ya que necesita luz indirecta brillante. Es capaz de absorber monóxido de carbono, formaldehido, benceno y xileno.
  5. Palmera de bambú (Raphis excelsa): esta planta es perfecta como elemento decorativo en nuestro pasillo o salón, debido a su elegancia y tamaño (hasta 3 metros de altura). Purifica el aire de xileno, amoníaco y formaldehído.

Además de éstas, hay una gran variedad de plantas purificadoras como: la areca, la hiedra inglesa, la cinta, el tronco de Brasil, el helecho rizado, el aloe vera, la flor de pascua, las orquídeas…

plantas interiores

¿Aún no tienes por casa plantas purificadoras de aire? ¡Hazte con ellas y benefíciate de sus ventajas!

Escribe un comentario