La huella de carbono del mundial de Brasil se ha estimado en 2.723.756 toneladas de CO2, sin contar la adecuación de las sedes (construcción de estadios, alojamiento, reforma de edificios existentes, entre otros) y los millones de televisores encendidos en todas las partes del mundo.

Estadio de fútbol mundial de Brasil

Problemas de la huella de carbono

De los aproximadamente 2,7 millones de tCO2e, el 83,7% corresponde al transporte por lo que se ha creado un sistema gratuito para que aquellos asistentes que decidan compensar la huella de carbono lo puedan hacer. De este modo se busca no solo compensar, sino concienciar y sensibilizar a los titulares de las entradas.

Medidas y alternativas ante la huella de carbono

Así mismo, la Copa Mundial de la FIFA y el país anfitrión han desarrollado un programa de compensación de carbono, formado por proyectos verificados de compensación que se llevarán a cabo en Brasil.

Además de las medidas de compensación la FIFA también busca evitar las emisiones mediante:

  • La formación en gestión sostenible para todos los operadores de los estadios de fútbol.
  • El uso de una flota de vehículos que funcionen con etanol (el 45% de la flota de la Copa Mundial).
  • El reciclaje de los residuos en todos los partidos de la Copa Mundial.
  • El uso de energías renovables en la medida de lo posible.

Por otro lado, se ha calculado que la huella de carbono de la producción televisiva alcanza las 24.670 tCO2e, de las que un 64,7% de las emisiones se corresponden nuevamente al transporte.

Aficinados en el mundial de brasil

Cada vez son más eventos, tanto deportivos como de otro tipo, que deciden calcular las emisiones asociadas, sin embargo, resulta complicado considerar todas las fuentes de emisión.

Fallos en el cálculo de emisiones

Las principales fuentes que no se suelen considerar, por la dificultada del cálculo son:

  • Productos asociados, camisetas de los equipos, botellas de bebidas, productos oficiales, entre otros.
  • Consumo de equipos de televisión o de radio en las diferentes partes del mundo.

El cálculo del 100% de las emisiones asociadas a un evento es una tarea compleja, pero poco a poco se va avanzando en un cálculo más preciso. Además, el interés en calcular las emisiones y reducirlas supone un gran paso a la hora de establecer criterios ambientales más estrictos.

¿Cuáles son las medidas o criterios que deberían de tenerse en consideración en este tipo de eventos?

Escribe un comentario