Barack Obama y el lider de China“Me niego a dejar a vuestra generación y a las generaciones venideras un planeta sin solución”, dijo Obama al presentar sus propuestas en la Universidad de Georgetown  (Washington). Estados Unidos era uno de los países clave en la firma del Protocolo de Kyoto, pero en ese momento no se comprometió. Con esta nueva propuesta quiere dejar claro al resto del mundo un cambio de rumbo.

El proyecto fija, por primera vez, límites a la industria contaminante y promueve, mediante ayuda financiera y otorgando facilidades para operar en suelo público, la generación de energía eólica y solar. La oposición republicana, que ya bloqueó un intento anterior en el Congreso, amenaza ahora con detener esta propuesta en los tribunales de justicia.

El Plan de Cambio Climático

Obama pidió que la Agencia para la Protección del Medio Ambiente (EPA) se coordinara con las autoridades de los Estados y con la industria afectada para establecer un plan con unos límites más estrictos a la emisión de gases de efecto invernadero (GEI). Las nuevas normas entrarán en vigor a partir de junio de 2014 y, como máximo, en junio de 2015 para las empresas productoras de energía ya en funcionamiento.

El ambicioso objetivo consiste en reducir la emisión de GEI para 2020 en un 17%, con respecto a los niveles de 2005. Entre las medidas previstas se encuentra la de disminuir los niveles de contaminación a los camiones y grandes vehículos, así como el establecimiento de medidas similares sobre edificios y electrodomésticos. El Pentágono, mayor consumidor de energía del país, tendrá que adaptar sus bases y sus vehículos a los nuevos estándares.

El plan promete investigación y desarrollo en tecnologías nucleares emergentes y carbón limpio y establece asimismo objetivos razonablemente ambiciosos en materia de energías renovables.

Aunque ninguna de las propuestas presentadas requiere aprobación parlamentaria, se anticipa una dura batalla económica y legal antes de que puedan hacerse realidad. Los “lobbys” de presión tienen mucho poder de decisión en el país.

El anuncio del Plan de Cambio Climático se ha visto políticamente oscurecido por las promesas del presidente en su última campaña electoral que no fueron llevadas a término. Al mismo tiempo que no existe una decisión definitiva sobre la construcción del polémico oleoducto de Keystone, que llevaría petróleo sin refinar desde Canadá hasta el Golfo de México.

Obama aseguró que ese proyecto no recibirá su aprobación si las investigaciones prueban que genera problemas para el medio ambiente. Las organizaciones ecologistas han convertido este proyecto en un test sobre la sinceridad de Obama en la lucha contra el cambio climático.

En los próximos meses seguiremos la implantación y el grado de compromiso del Plan de Cambio Climático de Estados Unidos. Es una propuesta ambiciosa y con medidas fundamentales para paliar los efectos del calentamiento global.

¿Crees que este Plan puede tener su  réplica a nivel europeo?

Fuentes:  El País / Flickr

Author

Escribe un comentario