Argentina emite 8,5 toneladas anuales de CO2 por persona lo que nos posiciona en la lista de países que tienen un elevado nivel de emisiones de gases de efecto invernadero. Esta situación es propia de naciones con economías emergentes, pero ha llegado el momento de tomar medidas.

Es así como surgen organismos como la Oficina Argentina del Mecanismo para un Desarrollo Limpio, que recibe la asistencia técnica del Director Nacional de Gestión del Desarrollo Sustentable, por ejemplo. Ambos se encuentran en constante coordinación con otros organismos internacionales como la Conferencia de las Partes (COP), que coordina la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC).

A través de estas instituciones se diseñan y ponen en práctica acciones encaminadas a la mitigación y adaptación sin que por ello se descuide su conveniencia económica; en pocas palabras, se mira hacia la sustentabilidad. Ello pasa por racionalizar y emplear medios de transporte más eficientes, como el Ecobus, puesto que el rubro del transporte es uno de los mayores consumidores de combustibles fósiles.

Asimismo, la vía legislativa es otra de las que más pueden favorecer a combatir los efectos del cambio climático promoviendo, por ejemplo, la construcción de edificios más inteligentes capaces de limitar el uso de tanto de aire acondicionado como de calefacción, así como impulsar la utilización de tecnologías como lámparas de bajo consumo y LEDs.

En esta misma línea de energía limpia, la apuesta por las renovables, en un país como la Argentina con su potencial eólico, es otra de las grandes bazas en la batalla contra los efectos del cambio climático. El objetivo de alcanzar el 15 por ciento del total de la capacidad instalada en Argentina no resulta descabellado, más aún si también se impulsa la generación distribuida (colocación de paneles solares y turbinas eólicas en casas e instituciones).

Por otro lado, el reciclaje y la reutilización de los productos que aparentemente son de desecho es otra de las vías para reducir a corto plazo las emisiones de gases de efecto invernadero.

Entre otras medidas que podría estar barajando la Secretaria de Ambiente de la Nación también figurarían un plan de canje de autos viejos por modelos modernos, que pueden ser hasta un 20 por ciento más eficientes en el uso de combustibles o el aprovechamiento de la biomasa como combustible en la industria.

Fuentes: Jefatura de Gabinete de Ministros | La voz | Ecoportal | Delegación de UE en Argentina

Escribe un comentario