La Dirección General de Tráfico (DGT), junto con organismos públicos y asociaciones automovilísticas, ha realizado una clasificación de todo el parque de vehículos según criterios energéticos y medioambientales como respuesta al Plan Nacional de Calidad de Aire y Protección de la Atmósfera 2013-2016.

Una vez realizada la clasificación, la DGT ha empezado a enviar las etiquetas a los conductores para que conozcan el impacto de su vehículo en la calidad de aire.

Cabe destacar, que pegar la etiqueta en nuestro coche no es obligatorio. Sin embargo, es recomendable hacerlo ya que el objetivo es realizar una discriminación positiva. Esto quiere decir que aquellos vehículos menos contaminantes pueden beneficiarse de incentivos fiscales o de movilidad como, por ejemplo, circular por el carril de alta ocupación (VAO) incluso con un único conductor.

Tipos de etiquetas

A continuación, se analizan las distintas etiquetas existentes, de menor a mayor potencial contaminante:

 

 

Cero emisiones (etiqueta azul)

Para los vehículos sin emisiones: vehículos eléctricos de batería (BEV), vehículos eléctricos de autonomía extendida (REEV), vehículos eléctricos híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía mínima de 40 km o vehículos de pila de combustible.

ECO (etiqueta azul y verde)

Se refiere a vehículos híbridos enchufables con autonomía menor a 40 km, vehículos híbridos no enchufables (HEV), vehículos propulsados por gas natural (GNC y GNL) o gas licuado del petróleo (GLP).

C (etiqueta verde)

Pertenece a turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014. Vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías, tanto de gasolina como de diésel, matriculados a partir de 2014.

B (etiqueta amarilla)

Se reserva a turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero del año 2000 y de diésel a partir de enero de 2006. Vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías tanto de gasolina como de diésel matriculados a partir de 2005.

Cómo interpretar la etiqueta ecológica de la DGT

El distintivo ambiental está compuesto por la categoría, el número de etiqueta, el logotipo de la DGT, el número de matrícula y la fuente de energía empleada. Además, cuenta con un código QR con información relativa al vehículo.

 

 

La DGT comenzó el envío de etiquetas en el año 2015 a los vehículos más limpios y se espera que durante el año 2017 se complete el reparto.

Una vez enviadas todas, la DGT quiere estudiar qué tipo de vehículos circulan a diario en las grandes ciudades. Los primeros datos reflejan que los vehículos sin etiqueta, los más contaminantes, están por debajo del 30%.

¿Has recibido ya tu etiqueta?

Fuentes: Elaboración propia / DGT

Author

Escribe un comentario