Con la agudeza de la crisis y las dificultades que muchas familias han sufrido para pagar la calefacción, se han planteado muchas ideas ingeniosas para ahorrar dinero. Esta idea procede de un video que se hizo viral en internet hace un par de años, el cual explica cómo fabricar un sistema de calefacción muy barato, con una bandeja metálica de horno, dos macetas de barro de distinto tamaño (que entre una dentro de la otra) y cuatro velas.

Funcionamiento

Su funcionamiento es muy sencillo. Se basa en el calentamiento del aire y de las paredes de las macetas, que consigue aumentar la temperatura de una estancia de unos 20 metros cuadrados en alrededor de 3 grados centígrados.

En este sistema casero, las velas se sitúan encendidas sobre la bandeja y se coloca la maceta mediana sobre ellas. Ésta debe quedar apoyada en el borde de la bandeja de manera que pueda circular el aire por debajo de la maceta así como por el agujero superior. De esta forma se extrae el calor y no se apagan las velas. Posteriormente, se coloca la otra maceta más grande sobre la anterior, también dejando salir al aire caliente del interior.

Con el calor de las velas, las macetas van aumentando su temperatura que, junto con el aire caliente que sale de su interior, hacen aumentar la temperatura de la estancia.

“Egloo”

Se han realizado una serie de modificaciones de diseño respecto a la idea original, con el objetivo de su comercialización, presentando ahora un aspecto mucho más atractivo.

El producto que ahora se conoce como “egloo”, se trata de una base y dos coberturas cerámicas en forma de iglú, con un soporte metálico en su interior, donde irán apoyadas las velas y que sigue el mismo esquema de funcionamiento inicial.

Tiene unas dimensiones de 18 cm de diámetro en la base y no alcanza en total los 15 cm de altura. La duración de la climatización coincide con la duración de las velas, que suele ser de unas 5 horas.

El material de terracota con el que está fabricado tiene unas características que permiten almacenar el calor y liberarlo gradualmente por radiación, incluso una vez apagadas las velas.

Este sistema supone una alternativa muy económica en estancias no calefactadas, pudiendo llegar a ser muy efectivo si se utiliza con previsión. Encendiéndolo un poco antes de utilizar la estancia se consigue que esté a la temperatura de confort en el momento deseado.

Incorporando además velas aromáticas, se consigue crear un ambiente muy agradable en la estancia.

¿Crees que la idea se hará común y podremos encontrarlo en todas las tiendas en poco tiempo?

Fuente: Elaboración propia/ el confidencial

Imagen: ©Indiegogo

Author

Escribe un comentario