Los fabricantes son conscientes de ello y ya ofrecen esta información a sus potenciales clientes. No hablamos solo de las etiquetas energéticas de los electrodomésticos, que informan sobre el consumo de energía al año (kWh/año), sino también de otras fórmulas como las que se están empleando ya en los vehículos para indicar el consumo medio o instantáneo de carburantes. 

También se ofrecen en el mercado unos equipos denominados “medidores del consumo eléctrico”, que nos permiten conocer el consumo energético de los aparatos consumidores y monitorizar la electricidad que consumimos en nuestros hogares. 

Gracias a estos dispositivos, podemos analizar nuestros hábitos de consumo eléctrico e identificar las acciones que nos pueden reportar mayor ahorro

Dentro de los medidores de consumo podemos distinguir los siguientes:

•    Medidores de consumo individual
Su instalación es muy sencilla: se conectan directamente en el enchufe donde esté conectado el aparato consumidor. Son especialmente útiles para conocer el consumo real en electrodomésticos.
 
•    Medidores de consumo total o telemedida
Se trata de un equipo que permite medir el consumo eléctrico total de la vivienda, diferenciando aquellas actividades que suponen más gastos, las horas punta de consumo, el consumo mensual, etc. El nivel de detalle de los  datos obtenidos dependerá del modelo instalado.

El sistema de telemedida consta de un pequeño sensor que se sitúa en el cuadro eléctrico y un transmisor que envía la información a un dispositivo que la almacena y analiza. Actualmente, muchos transmisores emiten la información por Internet, de manera que el usuario puede consultar los datos desde una plataforma web.

Con esta información podremos llevar a cabo importantes mejoras que se traduzcan en un ahorro significativo de la factura de la luz. ¿Te animas a instalar un medidor de energía en tu vivienda? ¿Consideras que estos equipos pueden ser efectivos?

Fuente: Elaboración propia / Flickr

Author

Escribe un comentario