1. Techos y pisos

El ser humano pierde temperatura corporal, sobre todo, por la cabeza y los pies. Con las casas sucede lo mismo. Los techos y los pisos bien aislados retienen el calor y, de paso, también impiden que penetren los ruidos.

Una manera de conseguirlo es mediante capas flotantes: se coloca otro piso sobre el original (igual con el techo) y entre medias se disponen materiales aislantes, como poliestireno expandido, espuma de poliuretano, lana de vidrio o lana de roca, un material de origen volcánico. El mercado cuenta con un amplio abanico de posibilidades, por lo que es recomendable informarse sobre aspectos como la resistencia a la humedad, al fuego, su vida útil, etc.

Aunque esto parezca complejo, recuerda que una simple alfombra, por ejemplo, es también un estupendo aislante térmico para los pisos.

2. Paredes

Para proteger estas superficies se utilizan capas gruesas de corcho o fibra de vidrio. Con materiales como estos se consigue la misma aislación que con muros de piedra de un metro de grosor. Los ladrillos huecos son otra opción, así como los aislantes reflectivos multicapa, que se colocan entre la fachada y la pared de la vivienda. Se trata de planchas de unos 2 cms. con láminas de aluminio por ambas caras (igual que los parasoles de los autos) que tienen espuma o lana de oveja en su interior. Este material impide el paso del calor, por lo que protege en verano e impide la pérdida de temperatura en invierno.

Si buscas una solución sencilla y sin obras para incorporarla a tu hogar, puedes revestir las paredes con láminas de corcho vistas.

3. VentanasMateriales aislantes del calor

Si un día de frío y aire ves cómo tus cortinas se mueven pese a tener las ventanas cerradas, es momento de ponerse manos a la obra. Lo mejor es instalar cerramientos con rotura del puente térmico, es decir, ventanas con doble vidrio que además llevan aislante entre la parte interior del marco y la exterior.

Una opción barata es mejorar el cierre hermético con burletes.

Otra posibilidad es pegar sobre los vidrios una película de plástico transparente que conseguirá un efecto próximo al doble acristalado.

4. Juntas

Es imprescindible dar esquinazo a las rendijas de las puertas, de los cajetines de las persianas y de las junturas entre pisos y paredes. El objetivo es eliminar todas las filtraciones posibles. Para ello, el mercado ofrece siliconas, cintas adhesivas, masillas, etc. Está en juego entre un 5% y un 10% de energía.

Además, recuerda que una casa bien aislada del frío en invierno, también lo hará del calor. Hablamos de un ahorro de energía que puede suponer ¡hasta un 30%!

Author

Escribe un comentario