Los quemadores de biomasa se pueden utilizar en calderas o estufas para calefacción, pero también en hornos de panaderías, secadores industriales o cualquier otra máquina generadora de calor.

La existencia de equipos con el quemador como elemento independiente es muy interesante, ya que permite sustituir el quemador de gasoil o gas por uno de biomasa sin necesidad de tener que modificar el equipo.

Se buscará siempre que el quemador sea de alto rendimiento y durabilidad, de modo que la combustión sea de gran calidad, se obtenga el máximo aprovechamiento de la energía de la biomasa y no sea necesario cambiarlo en un corto periodo de tiempo.

Ventajas del uso

Al emplear este tipo de quemadores se obtienen muchos más beneficios:

• Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. La biomasa se considera una energía limpia por sus emisiones neutras de CO2.

• Disminución de la factura: la sustitución de gasoil por biomasa consigue ahorros superiores al 50%. Es uno de los combustibles más baratos.

• El precio de la biomasa no se ve influido por cambios en el mercado internacional, ya que es un combustible independiente del exterior. Es decir, no tenemos que importarlo como ocurre con el petróleo.

• Es un combustible de transporte relativamente fácil que puede llegar hasta cualquier punto. Esto hace de la biomasa una opción especialmente interesante para lugares aislados.

En definitiva, el quemador de biomasa es el elemento que nos permite modificar nuestro equipo actual cambiando el quemador existente siempre y cuando sea independiente. Antes de hacer el cambio, es recomendable consultar con un técnico especializado y asegurarnos que la sustitución es posible sin comprometer el sistema. Y tú, ¿has hecho este cambio en tu caldera?

Fuente: Elaboración propia / Flickr

Author

Escribe un comentario