Con el fin de fomentar la implantación de este tipo de tecnología se establecieron una serie de ayudas o primas, pues el coste de la inversión era muy alto y, por tanto, los periodos de retorno eran muy elevados. Gracias a estas primas, entre los años 2007 y 2009, España se situó como líder mundial de la energía solar.

En 2008 se llegó a instalar una potencia pico de 2.708 MW, sobrepasando todas las expectativas, por lo que para años posteriores, con el Real Decreto 1578/2008, se planificó una instalación de energía solar fotovoltaica más paulatina, estableciendo cupos máximos de potencia instalada. Esto hizo que se frenara el desarrollo de esta tecnología en España y muchas empresas del sector tuvieron que cerrar o dirigir su mercado hacia el exterior.

Por último, en 2012 se aprobó el Real Decreto-Ley 1/2012 que terminaba con todas las primas a las energías renovables. Desde entonces, las plantas existentes deben vender la energía generada al precio de mercado.

La consolidación de la tecnología solar

En el resto del mundo, la energía solar siguió desarrollándose al no existir las mismas restricciones que en España. A partir de 2013, este tipo de energía comienza a ser rentable por sí misma, sin necesidad de primas.

La energía solar alcanzó la paridad de mercado debido, principalmente, a la reducción de los precios de las materias primas. Un panel de energía solar es ahora un 80% más barato que un panel de las mismas características hace 5 años.

La energía solar ya puede competir con otras tecnologías de generación eléctrica en el “pool” o mercado eléctrico mayorista, pues el coste total de la electricidad considerando la inversión, la operación y mantenimiento resulta competitivo.

Otras barreras actuales

A finales de 2011 se aprobó el Real Decreto 1699/2011, por el que se estableció la regulación de las condiciones administrativas, técnicas y económicas de la conexión a red de instalaciones de producción de energía eléctrica de pequeña potencia. Esto también supuso un freno al balance neto.

Además, actualmente, para poder tener conexión a la red eléctrica, se deben pedir una serie de permisos y autorizaciones, lo que se ha convertido en una importante barrera administrativa para la instalación de energía solar en España, especialmente a nivel doméstico.

Con el desarrollo actual de la tecnología y el elevado potencial solar en España, a medida que las barreras vayan desapareciendo, ¿crees que este país vivirá una transformación de su generación energética?

Fuentes: Elaboración propia / Flickr

Author

Escribe un comentario