El Joint Research Centre (JRC) de la Comisión Europea publicó, el pasado 8 de Febrero de 2012, un mapa que estudia el potencial de las fuentes de energías renovables en África – solar, eólica, hidroeléctrica, y biomasa.

 

Energía solar. África recibe el promedio más alto del mundo de radiación solar todo el año: el 95% de la luz solar, de más de 6,5 kWh/m2 que recibe el planeta en invierno, irradia sobre África.

El mapa del potencial de África de energía solar, basado en el Sistema de Información Geográfica Fotovoltaica del JCR, muestra que en muchas partes de este continente, el mismo panel fotovoltaico podría producir dos veces más electricidad que la que produciría en Europa Central.

Energía hidroeléctrica. Las pequeñas plantas hidroeléctricas en África Ecuatorial tienen un fuerte potencial debido a una extensa red de ríos permanentes, y al hecho de que la mayoría de las viviendas están ubicadas cerca de estos. Sin embargo, solo se explota el 7% del potencial hidráulico de África.

Energía eólica. La energía eólica ha empezado a desarrollarse en Túnez, Marruecos y Egipto, siendo este último país el de mayor capacidad para producir este tipo de energía, con unos 550 megavatios instalados.

El informe sugiere además que la energía eólica es la más explotable en gran escala en las zonas del norte de África, en particular, a lo largo de las costas mediterráneas y en las zonas más al sur del continente debido a la actual red de distribución de energía eléctrica.

Energía procedente de biomasa:

En relación con el consumo, muchos países africanos obtienen más del 90% de la energía utilizada en los hogares de la biomasa, como la madera, el carbón, los excrementos de animales y los residuos de las cosechas.

El informe destaca la gran diferencia entre la Unión Europea y el África Subsahariana en relación a la producción y uso de este combustible, y analiza el desarrollo de un índice para la sostenibilidad de la madera como combustible y el potencial inexplorado de cosechas energéticas como la caña de azúcar.

Es por todo este potencial por el que el PNUMA pide a los gobiernos africanos que apuesten por invertir en energías renovables para poder solucionar el problema de escasez energética del continente. Un ejemplo de ello es el caso de Kenya, que introdujo en el 2008 una política de primas para ampliar la generación de energía renovable en el país, y que ha logrado obtener 1.300 megavatios, más del doble la capacidad actual de Kenia, según el informe.

Además, debido a este potencial, distintas empresas Europeas están viendo con buenos ojos la posibilidad de invertir en diferentes lugares de África. Un ejemplo es el ambicioso proyecto EU-MENA de la fundación Desertec desarrollado en 2009, con el que se pretende suministrar el 15% del consumo eléctrico a Europa en el año 2050, a partir de energía solar en el desierto del Sahara.

Fuentes: Twenergy /  El País / Our Planet / Comisión Europea / Flickr

 

Author

Escribe un comentario