La cúpula o domo son las dos estructuras que mejor funcionan en la bioconstrucción. Utilizar la cúpula es poner al servicio de la arquitectura la geometría. Aporta muchas ventajas en contraposición a plantas cuadradas o rectangulares. Su capacidad para soportar desastres naturales como terremotos o huracanes lo convierten en ideal para ciertas zonas del planeta.

Los principales beneficios de usar cúpula o domo los encontramos en:

1. El ahorro de material:

La cúpula es la estructura que más superficie nos va a aportar con la misma cantidad de material.

2. La resistencia estructural:

El reparto de fuerzas de la cúpula genera mayor resistencia que los techos convencionales. Esto puede ser una ventaja para construir con materiales que no sean tan resistentes.

3. El reparto de la temperatura del aire:

Con la estructura de cúpula o domo se evita el estancamiento de la circulación del aire, no hay ángulos entre paredes, así la distribución del calor que generamos dentro también será más eficiente.

El futuro de una construcción responsable pasa por el hecho de adaptarnos de la mejor manera posible al medio que nos rodea. La estructura de cúpula había sido casi olvidada en nuestras formas de construir convencionales. Es momento de recuperar las mejores soluciones posibles para equilibrarnos con el entorno.

Sigue aprendiendo más sobre la bioconstrucción con estos capítulos del serial:

1. Bioconstrucción y viviendas ecológicas: Introducción.
2. Estrategias pasivas en la bioconstrucción.
4. Muros de Tierra, construcciones de adobe, pilar fundamental en la bioconstrucción.
5. Beneficios e impactos positivos de la bioconstrucción.
6. Ejemplo de bioconstrucción: CREAS de Pozuelo de Alarcón.
7. Primeros pasos para la bioconstrucción.

Author

Escribe un comentario