Cada vez, más edificios inteligentes incorporan a sus estructuras sistemas de control proporcionados por la inmótica. Su uso facilita la aplicación de servicios y el control de los edificios.

¿Por qué se utiliza la inmótica?

Los llamados «edificios inteligentes» están estrechamente ligados con la inmótica. El motivo es que incorporan sistemas de control automatizado, monitorización, gestión, mantenimiento de los sistemas y servicios del edificio. Además, el diseño aportado por la inmótica, permite la instalación e implementación de futuras aplicaciones.

Interior de edificio blanco con escaleras

Cada vez es más frecuente encontrase con edificios inteligentes, ya sean oficinas, edificios públicos u hoteles. Los sistemas que incorporan estos edificios permiten controlar la climatización e iluminación de las zonas comunes del edificio, los ascensores, el riego, etc.

Su implementación facilita el ahorro energético, además de aumentar el confort y la seguridad de las personas que trabajan y visitan estas instalaciones.

Escribe un comentario