Son juguetes, pero pueden ser mucho más que eso: los niños pueden aprender de sostenibilidad desde pequeños gracias a los carros eléctricos para menores que empiezan a proliferar en el mercado. Si el capricho de tu pequeño es manejar un carro real, y puedes y quieres dárselo, aprovecha la ocasión y explícale qué es un carro eléctrico y por qué es bueno para el medio ambiente: no contamina, es menos ruidoso, contribuye al ahorro energético… Todo lo que aprenda a esta edad no lo olvidará nunca.

Las características de estos vehículos (por supuesto, monoplaza) son muy similares a las de los carros para adultos, aunque en versión mini: tienen motor y batería (suele ser de 6V), sistema de freno eléctrico; sistema de ahorro de energía; control electrónico de la dirección, adelante y atrás; y una velocidad que puede alcanzar los 3 km/h. Los hay con marcha trasera, acelerador de pedal, faros de imitación Xenón, y hasta con palanca de cambio para los más mayorcitos…

Si tu pequeño tiene a partir de un año, ya puede emplearlo, aunque la edad óptima es a partir de los tres. Probablemente, quien mayor partido le puede sacar es un niño de entre cinco y ocho años. Las instrucciones suelen ser muy básicas. Y no temas, que escaparse será difícil: los papás y las mamás cuentan con control remoto para manejar también el automóvil a distancia. Otra posibilidad para sentirte tranquilo es extraer la batería cuando el niño no va a estar bajo tu mirada (y además estos carros tienen una llavecita del capó que puede quedar cerrado en caso de dudas). La radio, el tablero digital, el conector al iPhone (para escuchar su música por ejemplo) y la llave que enciende y apaga son detalles que les encantarán.

“Es importante que los niños puedan aprender a conducir a una edad temprana, […] con ello conseguiremos que mejoren algunas habilidades como la concentración (deben estar atentos a su alrededor), así como la coordinación de movimientos (en especial entre las manos y pies al accionar el volante y el pedal), y además se muestran más atentos con su entorno”, explican en la web de Carros Eléctricos Para Niños.

Las marcas de estos carros son las de grandes carrocerías: BMW, Ferrari, Range Rover, Volkswagen, Porsche, entre otras, aunque también las hay de perfil más bajo. Ah, un dato: cuando acaben de usarlo, no olvides retirar la batería y recargarla, para una mayor vida útil del carro. Y ahora un consejo: no salga con él a la carretera. Es un carro de verdad, pero no puede circular (y además es muy bajito, el resto de conductores puede no verlo). Más vale prevenir que lamentar accidentes.

Fuentes: Amazon | Twenergy | Youtube | Pekecars

 
Author

Escribe un comentario