Los coches Quant, si bien han tenido un elevado grado de aceptación en la sociedad, estas tecnologías aún presentan algunas desventajas como son la dificultad de encontrar puntos de recarga en las ciudades o las limitaciones de las actuales baterías.

Llega ahora una nueva alternativa para el transporte que, además de evitar los problemas mencionados, emplea un combustible limpio y muy fácil de conseguir: el agua salada.

coche de agua salada quant

¿Cómo funciona el Quant?

El Quant e-Superlimousine, presentado en la edición de 2014 del Salón de Ginebra, fue el primer modelo de automóvil propulsado a partir de agua de mar. Se trata de un vehículo eléctrico, pero con un peculiar y complejo sistema para la generación de la electricidad necesaria para desplazarse.

Este modelo cuenta con un sistema que combina una pila de combustible con una batería electroquímica, capaces de generar electricidad a través de reacciones químicas de oxidación-reducción.

Para ello, el coche cuenta con dos depósitos de sales metálicas que contienen electrolitos ionizados, separados por una membrana que permite el intercambio de protones (cargas positivas) de uno a otro. Este movimiento es el que genera la electricidad necesaria para que el coche pueda moverse.

Finalmente, la electricidad generada alimenta cuatro motores eléctricos instalados en el vehículo, uno por cada rueda, pudiendo obtener una potencia total de hasta 925 caballos.

coche de agua salada

El coche del futuro una alternativa real

Según datos del fabricante, además de disponer de una tecnología muy avanzada completamente independiente de los combustibles fósiles, este coche presenta otras características que lo convierten en una alternativa real:

Alta capacidad de aceleración: puede llegar de 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos.

Elevada velocidad máxima: a pesar de llegar a los 2.300 kilogramos de peso, el vehículo puede alcanzar una velocidad máxima de 380 km/h.

Gran autonomía: puede llegar a alcanzar una autonomía de entre 400 y 600 kms empleando 400 litros de agua salada.

Vehículo All-Wheel-Drive (AWD): es decir, posee tracción a las cuatro ruedas gracias a cada uno de los motores eléctricos instalados en las mismas.

Todas estas características, hacen que este vehículo propulsado por agua salada empiece a perfilarse como una alternativa real al transporte convencional a corto plazo.

Tanto es así que, a pesar de que en su presentación muchos creyeron que se trataba de un prototipo que nunca llegarían a ver en las calles, este vehículo ha sido ya homologado por el TÜV Süd para circular por Europa. De hecho, la compañía responsable de su creación ya está comenzando a prepararse para su fabricación en serie.

¿Será éste el fin de los carburantes convencionales? ¿Sustituiremos la gasolina convencional por agua salada?

Escribe un comentario