Depilación con hilo. Esta técnica milenaria es una forma de depilación ideal para zonas pequeñas, como los labios o las cejas. Tiene muchas ventajas: es duradera porque arranca el vello de raíz, rápida, no utiliza químicos sobre la piel y es una opción muy higiénica. La técnica consiste en utilizar un hilo de unos 30 centímetros de largo con el que se enroscan los vellos para después arrancarlos (ver vídeo).

Depilación con azúcar. Utilizar azúcar para crear una cera natural es uno de los métodos más antiguos que existen a la hora de lucir piernas sin vello. Para hacerla en casa, sólo necesitamos una taza de azúcar, otra de miel y el zumo de medio limón. Hay quién sustituye la miel por agua. Se calienta poco a poco la mezcla mientras removemos. Se puede aplicar sobre la piel con una espátula de plástico y retirarla con tiras de tela. Eso sí, hay que tener mucho cuidado con la temperatura del azúcar al aplicarse. Entre sus ventajas destaca el uso de ingredientes naturales sin aditivos, su bajo coste y que no causa alergias ni irritaciones con la temperatura adecuada.

Depilación con pinzas. Una opción sencilla, precisa y muy eficaz es la depilación con pinzas. Adecuada para zonas pequeñas como las cejas u otras partes del rostro, este método tiene efectos duraderos ya que se extrae el vello de raíz. No se irrita la piel y, aunque el proceso es un poco lento, los resultados son fantásticos.

Los guantes de microcristales de silicio. Con esta técnica el vello se elimina por fricción. Basta con frotar el guante sobre la piel con movimientos circulares para que el vello se vaya extrayendo. Este tipo de manoplas depilatorias utilizan silicio, un mineral muy cortante (el segundo después del diamante) y bastante blando para utilizarlo sobre la piel. Con este tipo de guantes, la depilación se convierte en un proceso suave, indoloro, que va debilitando la raíz y que además de depilar, actúa como exfoliante.

Mezcla de ingredientes. Hay muchas otras técnicas de depilación natural y sostenible que se hacen con ingredientes que encontramos fácilmente en el supermercado o en nuestra cocina, como la mezcla de pimienta blanca y alcanfor (bueno para las piernas), la de harina de garbanzos con harina de cúrcuma y un poco de leche (utilizado mucho en la India), la de papaya con cúrcuma (muy bueno para pieles sensibles) o la mascarilla de huevo para eliminar el vello facial.

Author

Escribe un comentario