¿Qué son los organismos luminiscentes?

En el medio natural existen organismos capaces de generar luz de forma natural. Seguramente uno de los más conocidos sean las luciérnagas, pero en los últimos años se han descubierto otros organismos, como un tipo de seres acuáticos que viven en las profundidades del océano donde la luz del sol no llega. Esta forma de crear luz se conoce como luminiscencia o bioluminiscencia.

En la actualidad, no existen de forma natural las plantas luminiscentes, pero recientes estudios han conseguido crear vegetales que generan luz de forma continuada. Esto lo han logrado mediante la ingeniería genética que permite combinar ADN de diferentes individuos para obtener un organismo final.

Así, por ejemplo, los científicos del proyecto Glowing Plant combinaron el ADN de las luciérnagas con los genes de una planta y obtuvieron una planta bioluminiscente.

Ventajas y beneficios de las plantas luminiscentes

La introducción de plantas luminiscentes en nuestra sociedad tiene un objetivo claro, reducir el uso de recursos naturales, lo que conlleva una disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero. Al mismo tiempo, el uso de este tipo de tecnologías reducirá el coste económico asociado a la iluminación.

Por otro lado, estas plantas luminiscentes no solo ofrecerán luz, sino que aportarán los beneficios asociados a cualquier vegetal: absorción de CO2, liberación de oxígeno, mejora de la estética, entre otras.

Starlight Avatar, la primera planta bioluminiscente

La empresa más conocida en cuanto a la producción de plantas luminiscentes es Bioglow y fue, además, la primera en conseguir que una planta brillase durante todo su ciclo de vida. Esta planta recibió el nombre de Starlight Avatar, como homenaje a la película de James Cameron donde aparecían plantas bioluminiscentes.

Starlight Avatar fue creada gracias a la unión de dos seres vivos diferentes: la planta de la especie Nicotiana alata y bacterias marinas.

¿Es posible sustituir la iluminación convencional por plantas a día de hoy?

Actualmente no se ha conseguido que las plantas brillen con mucha intensidad, siendo aún imposible su adecuación como iluminación sustitutiva de lámparas o farolas. Sin embargo, los científicos son optimistas y creen que en un futuro se podrá aumentar el brillo que emiten las plantas del estudio y conseguir utilizarlas para aplicaciones útiles en el día a día.

¿Estás de acuerdo? ¿Crees que deberíamos investigar más este tipo de ciencia?

Escribe un comentario