“Mmmm, ¡qué bien huele!” Si quieres que esta sea la frase que más repitan tus compañeros de piso o familiares, nos alegra informarte que llegaste al artículo adecuado. En las próximas líneas conocerás diferentes técnicas para hacer jabón artesanal en casa. ¿Lo mejor de todo? Las preparaciones serán con ingredientes 100% naturales ūüėČ

A diferencia de los productos que podemos encontrar en los supermercados o en farmacias, las recetas de jabón líquido casero que conocerás hoy incluyen tanto ingredientes extraídos de la naturaleza, como ingredientes reciclados. Por lo tanto, las preparaciones son ecoamigables y no suponen ningún tipo de daño sobre la piel de las personas que lo empleen.

Busca los ingredientes o materiales necesarios y disponte a aprender cómo hacer jabón líquido casero. Al finalizar la lectura de este artículo sabrás hacer jabón con aceite usado, jabón casero para lavadora, jabones frutales y, por supuesto, jabones artesanales con esencias naturales. ¡Comencemos!

Recetas para hacer jabón artesanal en casa

Jabón con aceite usado

jabón de aceite usado

La primera técnica que te enseñaremos a hacer es la del jabón casero con aceite usado. Una buena forma de reciclar el aceite de cocina es convirtiéndolo en jabón. Sin embargo, ¿qué necesitarás?

  • 1 litro de aceite usado y colado (para eliminar impurezas)
  • 800 gramos de agua destilada
  • 150 gramos de sosa cáustica. Es importante que siempre que usemos sosa cáustica seamos muy cuidadosos y utilicemos guantes y gafas protectoras.

Para responder a la interrogante de cómo hacer jabón casero con aceite usado y sosa cáustica deberás leer el paso a paso de esta preparación: diluye lentamente la sosa en el agua (nunca al revés). La mezcla producirá una reacción química que puede alcanzar los 80ºC, por lo tanto, ¡ten cuidado!

Debes esperar a que se enfríe para verter la mezcla lentamente sobre el aceite, previamente calentado a unos 40ºC. Después, remueve con una pala de madera o una batidora a baja velocidad. Una vez que la mezcla haya conseguido una buena textura, la verterás en moldes de silicona o plástico. Cúbrelos con plástico film de cocina y un paño.

Al día siguiente, desmolda los envases y déjalos que se endurezcan durante al menos un mes. Este proceso recibe el nombre de saponificación y es una de las técnicas que explican cómo hacer jabón con aceite usado en la comodidad de nuestro hogar.

Detergente para tu lavadora

Esta receta de jabón artesanal en casa también te puede servir para elaborar detergente casero y ecológico con aceite usado. Como ves, este líquido que muchas veces consideramos un desecho, debido a sus impurezas, puede sernos de gran utilidad para preparar otros productos para el hogar, como un jabón casero para lavadora.

Jabón de lavanda

Si te agrada más la idea de saber cómo hacer jabones naturales, esta receta te gustará. La lavanda es una planta con propiedades relajantes y un aroma delicioso, perfecto para conseguir un jabón casero suave y aromatizado. Para su preparación será necesario:

  • 210 mililitros de aceite de oliva
  • 30 gramos de sosa cáustica
  • 65 mililitros de agua destilada
  • Aceite esencial de lavanda
  • Flores frescas de lavanda

El proceso es el mismo que seguimos a la hora de hacer jabón con aceite usado. La diferencia es que añadimos unas 20 gotas de aceite esencial de lavanda a la mezcla  de aceite, agua y sosa cáustica (aún caliente).

Jabón de zanahoria y miel

jabón de zanahoria

La zanahoria y la miel contienen propiedades antioxidantes e hidratantes que convierten a este jabón en un excelente limpiador para nuestra piel. Para elaborarlo necesitamos:

  • 300 mililitros de aceite de coco
  • 400 mililitros de aceite de oliva
  • 100 mililitros de aceite de almendra
  • 200 mililitros del agua de la cocción de las zanahorias
  • 100 gramos de zanahorias en puré
  • 110 gramos de sosa cáustica
  • Media cucharada de miel pura
  • 10 gotas de aceite esencial de semillas de zanahoria

En cuanto a la preparación, mezclamos primero el puré de zanahoria y el agua de cocción con la sosa cáustica (¡recuerda tener cuidado en este paso!)Esperamos unos minutos y le incorporamos el aceite de coco, el aceite de oliva, la miel y las gotas de aceite esencial de semillas de zanahoria. Después, vertemos la mezcla en los moldes y esperamos al menos 48 horas para que tome cuerpo.

Jabón de avena

La avena es otro producto natural con múltiples propiedades beneficiosas para la piel, sobre todo para la limpieza y exfoliación de la piel grasa. Si tienes este tipo de piel, lo mejor será que busques:

  • Una pastilla de jabón neutro (de unos 200 gramos)
  • 100 gramos de harina de avena
  • Un poco de agua

Los pasos son muy sencillos: rallamos el jabón y lo cubrimos con agua. Lo calentamos a baño maría para que se derrita y, una vez disuelto, añadimos poco a poco la harina de avena. Removemos y echamos la mezcla en un molde para dejarlo enfriar.

Jabones con hierbas aromáticas

jabones de hierbas

Si de jabones naturales seguimos hablando, también podemos añadir diferentes tipos de hierbas aromáticas que los hagan más saludables. Por ejemplo, el jabón de salvia y eucalipto es bueno como antiinflamatorio. Para elaborarlo hay que derretir una barra de jabón neutro de glicerina y añadirle unas gotas de esencia de salvia y de esencia de eucalipto. Mezclamos bien y dejamos enfriar en moldes de silicona (a los que también podemos añadir más gotas de esencia).

Por otra parte, el jabón de romero es bueno para la circulación sanguínea. Seguimos el mismo proceso que el jabón de salvia y eucalipto, con la diferencia de que en esta ocasión añadimos aceite esencial de romero y pequeñas ramas de romero fresco. ¡Su olor te encantará!

Jabones de frutas

Al igual que fabricamos jabones con hierbas, zanahoria o avena, podemos hacerlo con frutas como el limón, el coco o la naranja. El método es exactamente el mismo que utilizamos para fabricar jabón artesanal en casa con hierbas aromáticas, lo que cambia es el tipo de esencia que le añadimos a la mezcla para aromatizar: aceite de coco, esencia de limón, esencia de naranja, etc.

En el caso de los jabones cítricos (de limón y naranja), podemos agregar la ralladura de la piel de la fruta. Este tipo de jabones frutales son muy buenos para limpiar la piel y aportar frescura.

¡Añádele color a tu jabón artesanal en casa!

jabones de colores

Algunas de las recetas de jabón líquido casero que te compartimos el día de hoy serán incoloras. Por eso, si deseas añadirle color a tu preparación, una excelente forma de lograrlo (y, además, ¡natural!) será utilizando infusiones.

¡Así como lo lees! Además de aportar agradables aromas, las infusiones funcionan como colorantes naturales. Dependiendo de la infusión que utilices podrás conseguir diferentes colores, por ejemplo:

  • Para conseguir un color rojo podemos usar la infusión de flores de bignonia roja
  • Para el amarillo, la de caléndula o de manzanilla
  • Para el verde, infusiones de menta o té verde
  • Para el rosa, de remolacha o pétalos de rosa
  • Para el morado, infusión de violetas
  • Para el azul, de bayas de ciprés

Añadiendo las infusiones a nuestras mezclas tendremos alegres y coloridos jabones artesanos. Entre todas las opciones que te presentamos, ¿por cuál te gustaría comenzar? 😍

No olvides compartir este artículo con tus amigos o familiares para que también sepan cómo hacer jabón casero con aceite usado o cómo se hace el jabón casero de cada uno de los ingredientes naturales que mencionamos.

Write A Comment

Guardar en Pinterest