Categoría

Energía hidráulica

La energía hidráulica o energía hídrica es una fuente de energía renovable que aprovecha la caída de agua desde una cierta altura para generar energía eléctrica. Se aprovecha así la energía cinética de una corriente o salto de agua natural.

Para conseguir aprovechar esa energía se aprovechan los recursos tal y como surgen en la naturaleza (por ejemplo, cataratas, gargantas, etc.) o se construyen presas. Las instalaciones más comunes hoy en día son las centrales hidroeléctricas.

Si quieres saber más sobre la energía hidráulica, sus ventajas y desventajas y descubrir sus curiosidades no te pierdas estas páginas.

Además del récord histórico de turistas que el Parque Nacional Iguazú registró en 2010 (casi 1,2 millones de visitantes), en los 275 saltos de Iguazú -alguno de ellos de hasta 80 metros de altura-, podemos encontrar también una fuente de energía. Sólo en América del Sur, el 65% de la matriz energética proviene de la hidroenergía o energía hidroeléctrica -en casos como los vecinos brasileños, la cifra escala a más del 75%. Iguazú no es una excepción. Argentina posee…

La energía mareomotriz se ha convertido en una de las grandes promesas de las renovables. Este tipo de energía aprovecha el ciclo de las mareas, obteniendo electricidad gracias a las subidas y bajadas cíclicas del nivel del agua en la costa cuando éstas tienen al menos 5 metros de amplitud. Parecidas a la energía mareomotriz son también la undimotriz, que aprovecha el movimiento de las olas hacia arriba y hacia abajo mediante pistones; o la de las corrientes marítimas, capaces de movilizar turbinas cuando tienen una velocidad de 2 metros por segundo como mínimo.

El mar y los ríos no son sólo fuente de energías limpias como la hidroeléctrica o la mareomotriz. Lo son también de la energía osmótica, popularmente conocida como energía azul. Cuando el agua dulce entra en contacto con el agua marina, libera gran cantidad de energía que podemos aprovechar para generar electricidad de forma renovable.