En Estados Unidos la Ley del Aire Limpio (su equivalente en castellano) se aprobó por primera vez en 1970, aunque existía legislación anterior que se unificó en esta norma. Esta versión ha ido evolucionando e incluyendo nuevos requisitos.

Molinos de viento en un parque eólico

Contenido del Clean Air Act

Esta Ley tiene el objetivo de mejorar la calidad del aire desde el punto de vista de la salud humana y del medio ambiente. El desarrollo de la ley tiene en cuenta, entre otros, los siguientes aspectos:

  • Emisiones de fuentes fijas y móviles
  • Lluvia ácida y su origen
  • Agotamiento del ozono
  • Contaminación de la atmósfera con sustancias tóxica
  • Requerimientos de reformulación de la gasolina

Su aplicación y control depende de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), pero en ocasiones, diferentes partes, han intentando por vía judicial evitar su buen funcionamiento. Alguno de los conflictos más destacados han sido:

El dióxido de carbono

En 2007, el Tribunal Supremo emitió un veredicto en el que reconocía el dióxido de carbono (CO2) como un gas de efecto invernadero (GEI). Esto supuso, en contra de lo que buscan algunas empresas, que la EPA tuviera autoridad para reglamentar las emisiones de este tipo de gas.

Nuevos límites de emisiones

Nuevamente el Tribunal Supremo tiene que emitir un veredicto sobre el poder de la EPA en cuestiones sobre el cambio climático. En esta ocasión, el tribunal reconoce la autoridad de exigir a las plantas energéticas y fábricas la reducción de emisiones de GEI.

Sólo podrá restringir las emisiones en las plantas existentes y en aquellas en las que ya estén impuestas otro tipo de limitaciones de gases contaminantes.

Esta decisión supone un paso atrás, pero también supone un impulso para seguir adelante puesto que permite a la EPA limitar emisiones en determinadas plantas y seguir de este modo con el objetivo de un aire limpio.

Escribe un comentario