El funcionamiento de una máquina frigorífica se compone de un ciclo cerrado con cuatro elementos principales, a través de los cuales un gas refrigerante va a ir cambiando de estado:

  • Compresor
  • Condensador
  • Elemento de expansión
  • Evaporador

En la unidad exterior del equipo de aire acondicionado se encuentran el compresor y el condensador.

Compresor

Aspira el refrigerante en forma de vapor del evaporador y lo ayuda a entrar en el condensador. Además, proporciona una presión y temperatura elevadas para que se produzca la condensación en el siguiente paso.

Condensador

En la unidad exterior, el refrigerante está a una temperatura mayor que el ambiente, por lo que cede calor al aire y se condensa, cambiando de estado gaseoso a líquido.

En el condensador suelen estar los ventiladores que ayudan al intercambio de calor, que suponen un consumo eléctrico añadido.

En la unidad interior del equipo de aire acondicionado encontramos el elemento de expansión y el evaporador.

Elemento de expansión

El refrigerante llega como líquido a la válvula o capilar de expansión. Este elemento proporciona la diferencia de presión necesaria para la entrada en el evaporador. El refrigerante, por tanto, sufre una pérdida de carga y de temperatura.

Evaporador

La bajada de presión que ha sufrido el refrigerante en la válvula de expansión hace que hierva y, al evaporarse, “roba” calor al aire de la estancia. Esto sucede porque la temperatura del interior es mayor que la temperatura a la que se encuentra el refrigerante.

Cuando marcamos una temperatura en el termostato del equipo de aire acondicionado no estamos seleccionando la temperatura a la que sale el aire del equipo sino la temperatura a la que queremos que esté la estancia. Una vez la estancia alcance esa temperatura, el aparato dejará de funcionar.

La mayor parte de los equipos de aire acondicionado que tenemos en nuestras casas son, en realidad, bombas de calor, es decir, que pueden producir calor además de frío. Esto es posible porque son capaces de invertir este ciclo, introduciendo calor en la estancia.

Eficiencia en los equipos de aire acondicionado

El rendimiento de este tipo de equipos se denomina EER (Energy Efficiency Rating) o coeficiente de eficiencia energética. Los valores de EER en los aires acondicionados a nivel doméstico suelen tener valores de 2,5 – 3,5. Cuanto más alto es este valor más eficiente será el equipo.

Ahora, para ser más precisos, en el etiquetado energético también se empieza a incluir el coeficiente SEER (Seasonal Energy Efficiency Rating) o Coeficiente de Rendimiento Estacional, que permite hacer la comparación entre equipos de un modo más realista.

¿Te ha parecido interesante conocer cómo funcionan los equipos de aire acondicionado?

Fuente: Elaboración propia Imagen:

Imagen: ©Unclesam/Dollar Photo Club

Author

Escribe un comentario