Funcionamiento

El funcionamiento de un horno solar es muy sencillo. El horno solar consigue atraer, concentrar y atrapar la energía solar, con el objetivo de aumentar la temperatura en su interior a niveles equiparables a un horno convencional (180-200ºC). El horno solar consigue calentar la comida sin utilizar electricidad, gas o cualquier otra fuente de energía contaminante.

Existen diferentes tipos de diseños, tamaños y formas pero todos tienen las mismas partes:

  • Zona de cocción, espacio donde se introduce el recipiente de comida
  • Cubierta transparente, por donde entrarán los rayos solares al horno solar
  • Placa absorbedora, base de la zona de cocción de colores oscuros para aprovechar más el calor del sol
  • Reflectores, placas que pueden ser espejos o materiales similares que dirigirán los rayos solares hacia el interior de la zona de cocción

¿Cómo funciona?

  1. Con los reflectores en el exterior y la placa aboserbedora en el interior, se atraen y se concentran los rayos solares hacia el interior del equipo y la zona de cocción.
  2. La cubierta transparente es indispensable para crear el efecto invernadero que concentrará y atrapará así el calor en el interior.
  3. La zona de cocción estará perfectamente aislada térmicamente de forma que se impida que el calor salga y se produzcan pérdidas.

Ventajas de cocinar con un horno solar

  • No dependen de los combustibles fósiles o la electricidad para su funcionamiento
  • No emiten gases de efecto invernadero ni cualquier otro contaminante
  • Aprovechan al máximo la radiación solar disponible
  • El mecanismo es muy sencillo – Son fácilmente transportables
  • Son menos peligrosos porque no tienen llama que pueda originar fuego
  • Al aumentar la temperatura gradualmente y no quemarse, es más saludable y muchos sugieren que la comida sabe mucho mejor
  • Se pueden fabricar con materiales muy baratos o incluso reutilizables, como cartón

El horno solar en comunidades del tercer mundo

La principal ventaja de este tipo de hornos es su uso potencial en países del tercer mundo, especialmente en zonas sin acceso a gas o electricidad. Por su sencillo funcionamiento e instalación, cualquier familia en cualquier parte del mundo puede hacerse con un horno solar. El único requisito es disponer de energía solar.

Además, es muy fácil construir un horno solar casero con materiales reutilizados. Lo que hace aún más interesante el horno solar para este tipo de comunidades.

Author

Escribe un comentario