En biología existen diferentes términos que como interesados en la naturaleza debemos entender. Uno de ellos es el de “reinos”, el cual hace referencia a las divisiones taxonómicas en las que podemos encontrar cada clase, orden, familia, género o especie. Quizás estos últimos términos te traigan recuerdos de tus clases de biología en la escuela, sin embargo, hoy los rememoraremos a través del presente artículo, en el que hablaremos de los reinos de la naturaleza. ¡Comencemos!

¿Qué es un reino?

Antes de hablar acerca de los reinos de la naturaleza es necesario saber qué se entiende por “reino”, en términos biológicos y taxonómicos. Los reinos biológicos son los grupos o clasificaciones de los seres vivos, las cuales se separan de acuerdo a su proceso evolutivo y, por supuesto, a partir de sus características.

Dentro de la clasificación taxonómica, el reino biológico se encuentra en el segundo lugar de las principales categorías. Esta lista la encabezan los dominios, luego encontramos los reinos y, a partir de la tercera clasificación hablamos de las divisiones, las clases, los órdenes, las familias, los géneros y, finalmente, las especies.

La clasificación más conocida de los 5 reinos de la naturaleza es la siguiente:

  1. Animalia
  2. Plantae
  3. Fungi
  4. Protista
  5. Monera

Sin embargo, a lo largo de la historia han sido numerosos los expertos que han hablado de tres reinos, cuatro, cinco, seis y hasta siete de ellos. Conozcamos un poco cómo empezaron a organizarse estas subdivisiones y quiénes las han propuesto a lo largo de la historia.

Historia

Aristóteles y Linneo

Aristóteles y Carlos Linneo
Aristóteles y Carlos Linneo.

La primera persona que clasificó la naturaleza a partir de reinos fue Aristóteles, el filósofo y científico cuyo papel fue ampliamente significativo en diferentes áreas. Esta primera clasificación dividió a los reinos en dos: el vegetal y animal.

Posteriormente, en 1735, Carlos Linneo, científico, botánico, zoólogo y naturalista de origen sueco, se encargó de añadir un reino más a la clasificación creada por Aristóteles. Así, los reinos de la naturaleza para esa época eran: vegetal, animal y lapides, en el que se encontraban los minerales. Asimismo, Linneo fue la persona encargada de añadir las clasificaciones de clases, órdenes, familias, géneros y especies.

Haeckel y Chatton

Llegado el año 1866, Ernst Haeckel (uno de los expertos más destacables en la historia de la ecología) se encargó de modificar el nombre del reino vegetal por el plantae y añadió el protista. De esta manera, se mantuvieron tres reinos de la naturaleza, sin embargo, en 1925, el naturalista, biólogo marino y zoólogo, Édouard Chatton, de origen francés, creó dos únicos grupos: el procariota y el eucariota.

Copeland y Whittaker

Con el paso de los años, los reinos de la naturaleza fueron variando gracias a la participación de otros expertos de la materia, como Herbert Copeland (biólogo de Estados Unidos) quien argumentó la existencia de cuatro reinos, siendo uno de ellos (por primera vez) el monera, acompañado del protoctista, plantae y animalia. Por su parte, en el año 1969 el también estadounidense Robert Whittaker (ecólogo y botánico) dividió el reino protoctista en dos: protista y fungi.

Woese y Cavalier-Smith

Carl Woese
Carl Woese.

Entre los años 1977 y 1990, Carl Woese (microbiólogo de Estados Unidos) consideró la existencia de tres “dominios”, clasificación que es conocida en la biología bajo el nombre del “sistema de los tres dominios”, el cual se divide en un trío de grupos: las bacterias (microorganismos procariotas), las arqueas (microorganismos unicelulares que, a pesar de tener morfología procariota, guardan ciertas diferencias que las separan de las bacterias) y eucarias o eucariotas (organismos de células con núcleo verdadero).

Ocho años después, en 1998, un biólogo de origen inglés de nombre Thomas Cavalier-Smith, propone un total de seis reinos: bacteria, protozoa, chromista, fungi, plantae y animalia. Incluso en el año 2015 se llegó a hablar de 2 superreinos y 7 reinos. Sin embargo, cada una de estas clasificaciones varía de acuerdo al autor y, a pesar de que muchos de los nombres de estos reinos tienen semejanzas, los más tradicionales se siguen manteniendo en libros de biología y en la opinión de los expertos.

Los reinos de la naturaleza

Ahora que conoces un poco más acerca de los personajes que marcaron la historia de esta área de la biología, es hora de darle respuesta a la interrogante de cuáles son los reinos de la naturaleza. Para ello, tomaremos como base la clasificación tradicional de los 5 reinos.

Animalia

animalia, uno de los reinos de la naturaleza

Tal como su nombre en latín lo indica, el primer reino de la naturaleza está compuesto por los animales vertebrados e invertebrados. En esta clasificación encontramos especies de organización celular tanto eucariota como pluricelular; asimismo, la inmensa mayoría de los animales de este reino se reproducen sexualmente.

Plantae

Las plantas también tienen su propio reino en biología. A diferencia del animalia, el plantae se identifica por no tener capacidad locomotora. Dentro de este reino biológico encontramos plantas terrestres y algas, sin embargo, otros autores añaden subdivisiones como, por ejemplo, plantas con semillas (como los helechos), plantas vasculares (como el musgo) y plantas verdes (donde se encuentran las algas).

Fungi

La palabra latina “fungi” hace referencia a los hongos. En este reino de la naturaleza es donde podemos encontrar al moho, los organismos que se encargan de la producción de las setas y la levadura. Cada una de estas especies contiene esteroles y polialcoholes. La inmensa mayoría de los organismos que forman parte del reino fungi se reproducen tanto de forma sexual como asexual.

Protista

La penúltima clasificación de los 5 reinos de la naturaleza la conforma el reino protista (también conocido bajo el nombre de protoctista). En este caso podemos encontrar a todos los organismos que se caracterizan por ser eucariontes (cuya composición contiene células de núcleo verdadero) y que no están en alguno de los otros reinos. Es un grupo bastante complejo, ya que no tienen características que los puedan definir como conjunto, más allá de las que comparten como eucariontes.

Monera

bacterias en los reinos de la naturaleza

Por último, pero no menos importante, el reino animal que cierra la clasificación es el monera (el cual también puedes encontrar como mónera). En este caso, el grupo en cuestión está conformado por los organismos procariotas (aquellos que tienen células homónimas y se caracterizan por tener AND libres dentro del citoplasma). Generalmente dentro de esta clasificación encontramos a las bacterias, subdivididas por supuesto de acuerdo a la división de la que se hable: arqueobacterias, micoplasmas, fotótrofas anoxigénicas u oxigénicas, gram negativas y positivas.

En definitiva, la gran mayoría de los miembros de la biodiversidad de nuestro planeta está dentro de alguno de los reinos anteriormente descritos. ¿Recordabas cuáles son los reinos de la naturaleza?

Escribe un comentario

Guardar en Pinterest