Los ecosistemas están compuestos por diferentes elementos, siendo uno de ellos el suelo. Esta superficie cumple funciones realmente importantes, no solo como plataforma de todo, sino también como fuente de materias primas y hábitat de numerosas especies. Sin embargo, ¿sabes cuáles son los tipos de suelos? Hoy tendrás la oportunidad de conocerlos.

El suelo varía de acuerdo a características físicas y biológicas, las cuales permiten o no la realización de ciertas actividades económicas, como lo es la agricultura. Por ello, es necesario tener presente las características del suelo antes de plantar, construir o llevar a cabo cualquier actividad que lo involucre directamente.

¿Qué es el suelo?

suelo con hojas

El suelo es la capa superficial de la corteza terrestre, la cual se forma a partir de la desintegración de las rocas o de materia orgánica. Como mencionamos antes, dependiendo del área en la que nos encontremos los tipos de terreno pueden variar.

Por ejemplo, si visitamos el campo lo normal es visualizar un tipos de suelo con numerosa vegetación, donde hallamos árboles, pasto y quizás algunos animales haciendo vida en él. Pero ¿qué pasa cuando vamos a la playa? Sin duda, el ambiente es completamente diferente y uno de los factores diferenciales es el suelo, al ser arenoso.

La edafología explica la importancia del suelo

Para lograr comprender cada diferencia entre los tipos de tierras existe una rama de la ciencia que recibe el nombre de edafología. Gracias a ella es posible conocer la composición del terreno y, además, saber cómo se relaciona con su entorno, es decir, el resto de elementos de la naturaleza.

Aunque no sea una ciencia tan conocida, como la química o la biología, la edafología tiene un gran papel a la hora de estudiar la importancia del suelo. Por ello, actúa en conjunto con las ciencias relacionadas para entender la composición de cada tipo de suelo que existe en el planeta.

Ahora que sabes qué es el suelo, y tienes conocimiento acerca de la edafología definición, es momento de hablar acerca de las clases de suelos.

¿Cuáles son los tipos de suelos?

Aunque hemos adelantado algunos de ellos, te compartimos cuáles son los tipos de suelos de acuerdo a sus características físicas, de manera que cuando te encuentres en un lugar con alguno de los terrenos que leerás a continuación logres entender sus funciones ūüėČ

Suelos arenosos

suelos arenosos

Tal como su nombre lo indica, los suelos arenosos son un tipo de terreno conformado por arena, la cual está compuesta por pequeñas partículas de rocas. Por este motivo, los suelos de esta clase son poco aptos para la agricultura y, de hecho, es difícil que se produzca el crecimiento de ciertas especies en él.

Sin embargo, algunas plantas son capaces de florecer y crecer en los suelos arenosos, como lo es la salvia. A pesar de ello, hay que tener presente que el suelo arenoso ofrece poca retención de agua.

Suelos calizos

Otros tipos de tierra que no se recomiendan para tareas de agricultura son los suelos calizos. Estos, a diferencia de los anteriores, se caracterizan por tener altos niveles de sales calcáreas en su composición.

A pesar que son ricos en nutrientes, existen ciertos tipos de plantas que no pueden crecer en ellos, debido a que carecen de elementos como el hierro y el zinc. Además, los suelos calizos se erosionan fácilmente y en épocas de mucha lluvia pueden inundarse con gran facilidad.

Tierra negra

tierra fértil

Cuando hablamos de tierra fértil, sin duda, hacemos referencia a la tierra negra. Los suelos humíferos, como también se les conoce, son aptos para el cultivo y, de hecho, son la mejor opción para esta actividad debido a su composición en materia orgánica.

Este tipo suelos, comúnmente denominado humus, se caracteriza no solo por su color oscuro, sino también por absorber perfectamente el agua y por aportar beneficios para la vegetación que crezca en él gracias a su combinación de elementos orgánicos, entre los cuales se encuentran: hojas, tallos, semillas, excrementos, restos de animales en descomposición, hongos y más.

Suelos arcillosos

Tal como sucedía con los suelos arenosos, los arcillosos se caracterizan por el nivel de arcilla que los componen. Suelen ser de color rojizo aunque también pueden encontrarse en tonalidades amarillentas.

Si se mezclan con los suelos humíferos pueden llegar a ser útiles para los cultivos, sin embargo, estos tipos de tierra tienden a sufrir de inundaciones, ya que no son capaces de retener el agua en su totalidad. A pesar de ello, son excelentes absorbiendo nutrientes.

Suelos pedregosos

suelos pedregosos

Estas clases de suelo pueden identificarse a simple vista a través de las rocas y piedras de diferentes tamaños que se ubican en sus superficies. Debido a esto, las características del suelo lo vuelven complejo para el cultivo, sin embargo, ciertas especies pueden crecer sobre él.

Aunque existen flores capaces de crecer en los suelos rocosos, como también se les conoce, realmente este tipo suelos resulta imposible para actividades agrícolas. Además, son difíciles de trabajar, debido a que requieren largas jornadas para retirar las rocas y, luego, para nivelar el suelo.

Suelos mixtos

Como último tipos suelo nos encontramos con los mixtos, los cuales guardan características de los suelos arenosos y de los arcillosos. Así, en los suelos mixtos es posible aprovechar los beneficios de cada una de estas clases de suelos y reducir los inconvenientes que ambos tienen a la hora de cultivar.

Como ves, los tipos de suelos son muy variados y, de acuerdo al lugar en el que se encuentren y las características que ofrezcan, pueden resultar útiles para actividades económicas como la agricultura. ¿Conoces alguna otra característica que valga la pena mencionar acerca de los tipos de terreno nombrados anteriormente? ¡Compártela en los comentarios!

1 Comment

Escribe un comentario

Guardar en Pinterest